Anunciantes

Tras los pasos de Reebok: ahora la marca de zapatillas Sketchers es acusada de publicidad engañosa

Primero fue Reebok, con un pago de 25 millones de dólares y ahora ha sido la marca de zapatillas Sketchers la que ha optado por zanjar un expediente a golpe de talonario. A la marca se la había acusado de exagerar con su publicidad los efectos tonificantes de las zapatillas que comercializan. Skechers tendrá que abonar 40 millones de dólares (unos 31 millones de euros) y permitir a quien lo desee devolver el producto, aunque insiste en que nunca trató de engañar al consumidor, según recoge El País. 

Skechers llevaba ya tres años vendiendo este tipo de calzado. Entre los famosos a los que recurrió para su campaña publicitaria estaba Kim Kardashian, que protagonizó un anuncio en la final de la Super Bowl en 2011. El precio de las zapatillas de este tipo ronda entre los 60 y los 100 dólares en el mercado estadounidense (entre 50 y 80 euros). Ahora, si el consumidor siente que fue timado por la compañía californiana, podrá devolver el producto y exigir el reembolso del precio original del artículo, de acuerdo con el pacto alcanzado por la sociedad que regula el comercio en EEUU.

Y, en esta ocasión, el regulador repite el mensaje que lanzó en la reprimenda contra Reebok, filial de Adidas: la empresa no presentó las evidencias científicas para certificar que sus zapatillas EasyTone y Runtone reforzaban los músculos de piernas y glúteos con más intensidad que un calzado normal. Skechers, como Rebook, defiende la tecnología y señala que la prueba está en las ventas.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir