Anunciantes

Trump "desafina" y se queda compuesto y sin los derechos de la marca "iTrump"

Suya es la famosa e imponente Trump Tower. Suya es también la Casa Blanca (al menos durante los próximos cuatro años). Sin embargo, el todopoderoso presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no siempre se sale con la suya y muerde de vez en cuando el polvo (por mucho que le pese a su gigantesco ego).

El magnate se ha quedado compuesto y sin los derechos de la marca “iTrump”, que el Tribunal de Apelación de Marcas de Estados Unidos ha decidido a otorgar a Tom Scharfeld, un músico aficionado de 40 años.

En 2011 Scharfeld lanzó una app para aprender a tocar la trompeta y decidió bautizarla con el nombre de “iTrump” (una denominación que había registrado previamente en diciembre del año 2010).

No obstante, muy pronto los abogados de Trump entraron en escena para exigir al bueno de Scharfeld que cambiara el nombre de su aplicación. Según los letrados del actual presidente estadounidense, el nombre de la app de Scharfeld sugería vínculos (no existentes) con el grupo Trump, por lo que existía riesgo de confusión de cara a los usuarios.

Antes de convertirse en presidente de los Estados Unidos de América, Trump era famoso al otro lado del charco por tener hoteles, campos de golf y todo tipo de productos “lifestyle” a su nombre. De hecho, el empresario se lucraba vendiendo licencias para comercializar productos con su nombre.

A juicio de los abogados de Trump, la marca “iTrump” resultaba a todas luces engañosa y lesionaba de alguna manera “el valor de marca y la reputación labrada durante años” del dueño de The Trump Organization.

Sin embargo, Scharfeld no se arredró ante Trump y su ejército de letrados. Y ni corto ni perezoso inició (sin contar con el apoyo de ningún abogado) una batalla legal que se ha prolongado durante seis años y de la que ha salido finalmente victorioso.

Scharfeld argumentó en todo momento que el nombre de su marca, basado en el vocablo inglés “trumpet” (trompeta), no alentaba en modo alguno los equívocos, puesto que hacía referencia sobre todo y ante todo a un instrumento musical.

Y lo cierto es que pese a no estar arropado por toda una legión de juristas como su contrincante, Scharfeld ha ganado la batalla a Trump. El Tribunal de Apelación de Marcas de Estados Unidos ha retirado al presidente (para alegría de Scharfeld) el uso exclusivo de la palabra “Trump” para comercializar servicios de entretenimiento (incluyendo “reality shows”).

Anteriormente Scharfeld consiguió que los tribunales le dieran la razón y le arrebataran a Trump la utilización en exclusiva de la marca "Trump” para comercializar videojuegos, apps móviles relacionadas con el mundo del golf y música en streaming.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir