Anunciantes

Uber y Daimler se tiran descaradamente los tejos (y los cuchillos)

uberDaimler, la matriz del gigante automovilístico alemán Mercedes-Benz, y la app de transporte Uber son a priori rivales (más o menos). Sin embargo, cuando sus dos máximas cabezas visibles se vieron ayer las caras en la conferencia de internet NOAH, organizada por Axel Springer en Berlín (Alemania), practicaron sobre el escenario más el baile del cortejo que el del odio (o de la envidia).

Dieter Zetsche, CEO de Daimer, y Travis Kalanick, consejero delegado de Uber, fueron entrevistados juntos en el marco de NOAH y ambos aprovecharon la “coincidencia” para desmentir una información publicada el pasado mes de marzo según el cual la startup estadounidense estaría considerando hacer un multimillonario pedido de 100.000 vehículos al fabricante automovilístico alemán.

Su charla fue cordial, pero no exenta de “puñaladas”, las habituales en los jefes de dos empresas que son al fin y al cabo rivales.

“No creo que los coches vayan a desaparecer pronto y empresas como Uber no van desde luego a fabricarlos”, aseguró Kalanick.

Por su parte, Zetsche señaló que había coincidido en varias ocasiones con Kalanick, al que definió como una suerte de “amienemigo”.

“Somos competidores por supuesto. Hay muchas áreas en las que podríamos ser rivales en el futuro”, indicó Zetsche, que quiso dejar claro que, pese a la rivalidad con Uber, consideraba también a esta última empresa una amiga.

daimler

Actualmente, y tras recibir la friolera de 3.500 millones de dólares en concepto de inversión por parte del fondo soberano de Arabia Saudí y alcanzar un acuerdo con Toyota, el valor de mercado de Uber se ha disparado hasta los 62.500 millones de dólares y está pisando peligrosamente los talones al de Daimler.

Preguntado sobre si, como sus colegas de Toyota, Daimler estaría interesado en aliarse Uber, Zetsche respondió que su compañía sólo realizaba inversiones estrategias sobre las que tenía cierto control. Por su parte, Kalanick apostilló que no estaba tampoco interesado en que Daimler asumiera una posición “dominante” en Uber.

En uno de los momentos más “calientes” del encuentro protagonizado por Zetsche y Kalanick, el primero le preguntó el segundo cómo justificaba que Uber, una empresa con apenas 7 años de vida que no había generado aún beneficios, valiera ya la friolera de 62.5000 millones de dólares y estuviera cerca de alcanzar el mismo valor de mercado de Daimler (valorada actualmente en 70.000 millones de dólares).

Kalanick quiso recalcar que Uber era una empresa rentable en las cerca de 200 ciudades en las que ya operaba y que actualmente tenía el foco puesto en mercados como China. “En los mercados desarrollados somos rentables, en los mercados en vías desarrollo no tenemos aún rentabilidad alguna”, reconoció Kalanick.

El CEO de Uber cree que para su empresa sea 100% rentable necesita abrirse paso en el suficiente número de ciudades durante un periodo suficientemente largo de tiempo.

¿Piensa ya Uber en su desembarco en los mercados bursátiles? Kalanick reiteró que no tenía prisa y que Uber iba a aplazar al máximo su aterrizaje en la bolsa.

Kalanick destacó que no había fecha aún para la OPI (Oferta Pública Inicial) de Uber y que lo único seguro era que ésta tendría lugar “en algún momento en un periodo comprendido entre un año y diez años”.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir