líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Uber y Volvo llegan a un acuerdo para desarrollar una flota de coches autónomos

uberUber, la compañía con sede en San Francisco (Estados Unidos) que permite el transporte de pasajeros mediante el uso de vehículos privados y el fabricante de automóviles sueco Volvo, han firmado un acuerdo que marcará un antes y un después en el mercado de la automoción.

Volvo invertirá un total de 300 millones de dólares para el desarrollo de coches autónomos. Según las informaciones que se han conocido relativas al acuerdo con Uber, el sistema se adaptará al modelo del XC90, vehículo SUV más emblemático de la empresa. De esta forma se hace realidad uno de los grandes temores de los conductores de Uber: la app será propietaria de los coches de Volvo a los que se añadirá un sistema de control con el que poder transportar pasajeros.

Uber será el responsable de incorporar el software y hardware necesario en su centro tecnológico ubicado en Pittsburgh que abría hace ahora 20 meses. Por su parte la compañía nórdica proporcionará el soporte técnico necesario.

De acuerdo a los datos ofrecidos por Bloomberg, los usuarios podrán solicitar un vehículo a través de la aplicación que podrá tener o no conductor (en estos casos se contará con uno de apoyo que actuará como supervisor). Esto se establecerá mediante un sistema aleatorio que se encuentra en prueba ya que las opiniones de los pasajeros serán fundamentales para poder mejorar el servicio.

“La colaboración es la base de la fuerza de Volvo y la seguridad y autonomía los compromisos de Uber”, explica Sherif Marakby, responsable del desarrollo de programas para vehículos de Uber. Desde el fabricante sueco aseguran que este movimiento demuestra el compromiso de la empresa para desarrollar sistemas de seguridad activos y una tecnología de conducción autónoma acorde con las nuevas demandas de los usuarios.

“Estamos muy orgullosos de ser socios de Uber, una de las empresas de tecnología más importantes del mundo. Esta alianza sitúa a Volvo en el corazón de la revolución tecnológica que se está produciendo actualmente en la industria de la automoción”, señalan a través de un comunicado.

Por el momento desde Uber no han informado si los viajes en estos vehículos costarán más que sus servicios habituales. Tampoco han informado sobre las condiciones meteorológicas en las que podrán conducir los coches autónomos puesto que las cámaras y sensores podrían reportar problemas en caso de abundante nieve y lluvia.

Además, queda el punto más importante: no se ha dejado claro si existe algún tipo de impedimento legal para la aprobación y puesta en marcha de este proyecto. Portavoces de Uber aseguran que estos coches cumplen con todas las normativas actuales sobre seguridad y equipamiento técnico y se han comprometido a probar esta tecnología hasta que sea 100% segura.

“Hemos informado a las autoridades locales y fuerzas de seguridad de Pittsburgh sobre nuestro trabajo y pruebas ya que sin su apoyo no sería posible desarrollar el mismo”, recalcan en un comunicado enviado desde Uber.

Marakby apunta a que el objetivo final es la creación de una flota de vehículos autónomos que no necesitan conductores. Un plan demasiado ambicioso si tenemos en cuenta que se han dado un plazo de cuatro meses. Problema sobre el que desde la compañía dejan claro que los coches XC90 están perfectamente preparados para dar respuesta a las demandas de la conducción autónoma y que los ingenieros del citado centro tecnológico de Uber son extremadamente eficientes.

 

Ni regalos ni carbón, el Santa Claus de esta marca reparte salchichasAnteriorSigueinteReportaje Spa by Clarins: marca estrella en experiencia de cliente

Noticias recomendadas