Anunciantes

Un 47% de los consumidores prefiere comprar artículos con logotipos

¿Qué es el lujo? ¿Qué cosas compraríamos si tuviéramos dinero de sobra? ¿Nos gusta presumir de marca? Son algunas de las cuestiones que pretende desvelar el último estudio de Synovate sobre las actitudes de los consumidores hacia el lujo. A rasgos generales, encontramos que el lujo para los entrevistados es todo aquello de lo que se puede prescindir (35%), un estilo de vida (17%) y tener tiempo para hacer todo lo que uno quiera (16%). Aunque realmente el concepto de lujo varía dependiendo de dónde vivas. El 49% de los holandeses adopta el punto de vista práctico de que el lujo es todo aquello de lo que se puede prescindir. Compran lujo porque les hace sentirse bien, no por la reputación de la marca o para alardear ante los demás.

Esto contrasta con Brasil, donde la venta al por menor de artículos de lujo es relativamente nueva y está creciendo rápido. De hecho, se espera que el mercado de lujo crezca en 2009 por encima de un 12%. Los entrevistados brasileños ocupan el segundo lugar en afirmar que el lujo es un estilo de vida. En esta misma línea encontramos al 26% de los entrevistados de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), quienes están de acuerdo en que el lujo es un estilo de vida. En este país los medios y la publicidad están orientados hacia las marcas de lujo. Este hecho se evidencia incluso antes de llegar a Dubai, con el video que proyecta Emirates Airlines antes de aterrizar, en el que todo son compras, coches de lujo y hoteles.

En Reino Unido y Francia relacionan el lujo con los sentidos. Los franceses son hedonistas; les encanta disfrutar de "pequeños placeres", tales como un buen olor o la suavidad de una bufanda, y, por supuesto, comer. Los británicos lo relacionan más con la comida y el sentido del gusto que con otros sentidos. El Reino Unido puede ser bastante austero en lo que se refiere a algunos lujos, pero comer es un placer que se permite y se fomenta. Un dato curioso, es que el 28% de los entrevistados en la India consideran que el lujo está más relacionado con la calidad que con el precio.

Lujo teñido de culpa
Podría decirse que el fin último del lujo es hacer que uno se sienta bien. Pero para el 32% de los entrevistados no es así. Dos de cada tres personas de estos once mercados se dan un lujo de vez en cuando, pero después casi un tercio se siente culpable por ello.

Los británicos siguen siendo los más dispuestos a admitir que se suelen sentir culpables si se compran algo lujoso, el 50% así lo declara. Se considera mucho más aceptable comprar algo que se necesita para la casa que darse cualquier capricho. Es más, son las mujeres británicas las que encabezan la escala de culpa con un 66% frente a un 37% de los hombres británicos. Una pauta similar puede apreciarse en la segunda nación que se siente más culpable, los EE. UU.

En el otro extremo encontramos a lo indios y a los entrevistados en Brasil y Países Bajos, quienes manifiestan que no se sienten culpables tras una compra de lujo. En la India una compra de lujo es una compra bien pensada. Los indios sólo despilfarran si tienen dinero en el banco y han considerado todas las opciones. Los holandeses son sensatos a la hora de gastar su dinero, no viven por encima de sus posibilidades. Así pues, si pueden permitírselo, ¿por qué sentirse culpable por ello?

Por su parte, el hedonismo brasileño impide la posibilidad de culpabilidad. Los brasileños disfrutan mucho de la vida y de todo aquello que pueden permitirse, ya sea un artículo caro o no. La recompensa y el placer de consumir un lujo pesan mucho más que cualquier sentimiento negativo.

Amor por los logotipos
Para muchos, el lujo es simplemente eso, no se debería necesitar mostrar un logotipo. Para otros, tiene mucho que ver con el logotipo. En términos generales, el 47% del total de los once mercados dice que prefieren comprar artículos con logotipo, mientras que el 34% elegiría artículos sin logotipo.

Los mercados que más prefieren los artículos con logotipos son todos aquellos sitios donde es aceptable hacer ostentación de las compras, con la India (79%), Hong Kong (68%) y los EAU (58%) a la cabeza.

En estos países exhibir las etiquetas realza el "valor" del individuo percibido por sus iguales y por toda la sociedad. Exhibir los logotipos no se considera de mal gusto, de hecho, otra tendencia que se acaba de hacer popular en Dubai es comprar marcas con logotipos más grandes de lo normal, cuanto más ostentosos, mejor.

Los mercados más proclives a una compra de lujo discreta, con preferencia por los artículos sin logo, son Brasil (51%), Francia (47%) y el Reino Unido (46%). En estos países, sobre todo en Francia y el Reino Unido, no hay necesidad de demostrar a los demás que puedes comprar productos de marca, no se fomenta la exhibición, lo que cuenta es que parezcas fino y elegante.

Hábitos de compra
Una vez que ha decidido comprar lujo, ¿lo compra en el acto, investiga exhaustivamente o ni lo uno ni lo otro? La respuesta predominante, elegida por el 28% de los entrevistados, ha sido "Investigo cualquier otra alternativa y después compro el artículo con la mejor relación calidad-precio".

Los entrevistados taiwaneses y brasileños (ambos con un 37%) son más dados a investigar antes de comprar. Mientras que el país más impulsivo en lo a las compras de artículos de lujo se refiere son los Emiratos Árabes. Una vez más esta actitud está vinculada a la idea de quedar por encima de los demás. Si se lanza algo nuevo al mercado, la gente lo compra inmediatamente para tener algo que nadie más tiene.

Synovate le ha preguntado a la gente qué artículo de lujo les daría más placer comprar, suponiendo por un momento que el dinero no fuera un inconveniente.

Teniendo eso en cuenta, los cuatro lujos más seleccionados han sido:
1. Coche: 31%, elegido por el 57% de los entrevistados en Brasil, el 51% en los EE. UU. y el 50% en Canadá
2. Joyería fina: 11%, encabezado por los EAU (28%) y la India (24%)
3. Ropa de diseño: 11%, con la India a la cabeza (25%)
4. Tecnología sofisticada: 11%, encabezado por Hong Kong y España (ambos con un 20%)

... aunque los lujos que realmente nos permitimos son los relacionados con la comida y la bebida. Las tres opciones más votadas han sido:

1. Comida o bebida: 19%, encabezado por el Reino Unido (33%), los EE. UU. (31%) y Brasil (30%)
2. Artículos o ropa deportivos: 18%, con Taiwan (32%) y Hong Kong (25%) a la cabeza
3. Ninguno de estos: 14%, encabezado por un 28% de los entrevistados holandeses

En el caso de España, para el 20% de los entrevistados el perfume o after-shave, al igual que los artículos deportivos, son los principales "pequeños lujos".

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir