Anunciantes

Un juzgado de Madrid da la razón a Glovo

Un juzgado de primera instancia de Madrid niega que los riders de Glovo sean falsos autónomos

La sentencia de un juzgado de primera instancia de Madrid afirma que los trabajadores de Glovo poseen independencia por lo que no son falsos autónomos.

GlovoEl modelo laboral de Glovo ha recibido el apoyo de un juzgado de primera instancia de Madrid. En la sentencia de dicho juzgado, se recoge que la relación que existe entre la compañía y sus “riders” no reúne las características propias de una relación laboral.

“El demandante no tenía jornada ni horario. Él decidía la franja horaria en la que deseaba trabajar, elegía los pedidos que le interesaban y rechazaba los que no quería, decidía con libertad la ruta a seguir hasta cada destino, no tenía obligación de comenzar o finalizar su jornada en una determinada hora, la empresa no le imponía la clase o número de pedidos que tenía que hacer ni la ruta para llevarlos a cabo, el pedido se realizaba siguiendo las instrucciones dadas por el cliente final“, afirma la sentencia.

Pero esta sentencia contrasta con otras decisiones de juzgados españoles. En junio de este mismo año, el juzgado de lo social número 6 de Valencia señalaba que un trabajador de Deliveroo, que utiliza el mismo modelo laboral de Glovo, era en realidad un falso autónomo.

Tan solo un mes después, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS) reclamó a Glovo las cotizaciones sociales de 326 “riders” en Zaragoza, a los que consideraba como falsos autónomos, como recuerda ElPeriódico.com.

Ahora bien, la justicia italiana ha afirmado recientemente lo mismo que ahora expresa el juzgado madrileño. El fallo de la Corte Suprema de Milán considera que “no existe sometimiento del colaborador al poder directivo, organizativo y disciplinario”, poseyendo “la libertad de establecer la cantidad y la colocación temporal de la prestación del trabajo, los días de trabajo y de descanso, así como su número”.

La startup considera que su modelo de negocio, que recibió la aprobación de la inspección de trabajo de Barcelona en 2016, sale reforzado con la nueva decisión del juzgado madrileño. Esta última sentencia considera, asimismo, que el sistema de puntuación no es un instrumento de sanción o control, puesto que solo sirve para “regular la preferencia de acceso a pedidos”. El juzgado considera que este sistema es más bien un “incentivo”.

“Hemos confiado desde el inicio en la legalidad de nuestro modelo y su viabilidad. Además, nos complace que un Tribunal español valide el modelo y el contrato utilizado por Glovo en una sentencia muy elaborada y con todo detalle”, señala Marita Rancé, directora legal de startup.

Ahora bien, se trata de una sentencia de un juzgado de primera instancia, por lo que puede ser objeto de posteriores recursos que se pronuncien en contrario. A pesar de ello, Rancé confía en que se confirme en próximas instancias, además de que “se tenga en cuenta por la autoridad laboral”.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir