Anunciantes

Una joven musulmana y su "hiyab" ganan la partida en los tribunales a Abercrombie & Fitch

Abercrombie & FitchVarapalo judicial para Abercrombie & Fitch, el "chico malo" de la moda que quiere dejar de serlo. La Corte Suprema de Estados Unidos ha fallado a favor de una joven musulmana que fue en su día rechazada para trabajar en una tienda de la famosa marca estadounidense por llevar sobre la cabeza el tradicional "hiyab".

Abercrombie & Fitch se negó a contratar a Samantha Elauf por no ajustarse a la estricta política de vestimenta que la firma exige a todos los vendedores de sus tiendas.

Sin embargo, la compañía no tuvo por aquel entonces en cuenta que, como ha quedado demostrado ahora en los tribunales, la ley estadounidense obliga a los empleadores a ser "razonablemente flexibles" con las creencias religiosas de sus empleados, siempre y cuando tales creencias no supongan un problema para el negocio.

El caso se remonta al año 2008, cuando Samantha, que por aquel entonces tenía 17 años, acudió a una entrevista para trabajar en una tienda que Abercrombie & Fitch tiene Tulsa (Oklahoma). A esa entrevista Samantha, que no dijo en ningún momento que fuera musulmana, acudió ataviada con el “hiyab”. Durante el transcurso de la entrevista, los responsables de Abercrombie & Fitch informaron a la joven de la política de vestimenta de sus vendedores, pero sin mencionar en ningún momento el "hiyab".

Según el dictamen emitido por la Corte Suprema de Estados Unidos, Abercrombie & Fitch violó la Ley de Derechos Civiles de 1964, que prohíbe la discriminación por creencias o prácticas religiosas.

La joven ha recibido además una indemnización de 20.000 dólares.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir