Anunciantes

Una nueva Guerra Fría se está gestado y las marcas son en esta ocasión las auténticas protagonistas

McDonald's RusiaParece que habíamos dejado hace mucho tiempo atrás el fantasma de la Guerra Fría. Sin embargo, ese viejo fantasma parece decidido a regresar de entre los muertos y a volver hacer de las suyas, esta vez no tanto entre las grandes potencias políticas sino entre las marcas. Y es que en esta segunda Guerra Fría las marcas son las auténticas protagonistas.

Una de las marcas que está volviendo a sufrir en sus propias carnes los embistes de la Guerra Fría es Danone. Hace unos días Nikolai Fedorov, ministro de Agricultura de Rusia, se descolgaba con unas duras declaraciones contra los a su juicio “artificiales” productos lácteos de la multinacional francesa y de PepsiCo. “En los productos de estas marcas un máximo del 20% de sus ingredientes procede de leche real. El resto es una mezcla de leche con coco, aceite de palma y otros aditivos”, aseguraba Fedorov.

Estas declaraciones han sentado lógicamente a cuerno quemado a Danone, que no ha dudado en dar rienda suelta su enfado. “Nos sentimos no sólo ultrajados por estas declaraciones oficiales sino que las consideramos también una difamación que está causando daño a la reputación de nuestra marca tanto en Rusia como en el resto del mundo”, recalca la marca gala. Danone va a más allá y demanda a la compañía “el desmentido público de estas mentiras”.

Por su parte, la Unión Nacional de Productores de Leche de Rusia ha decidido romper una lanza a favor de Danone en este disputa, asegurando que los problemas por los que atraviesa en la actualidad la industria láctea rusa no se deben a empresas como Danone y PepsiCo, que tienen de hecho un comportamiento ejemplar en el cumplimiento de las estrictas normas por las que se rige el sector de los productos lácteos en el país presidido por Vladimir Putin.

Danone y PepsiCo son las últimas marcas occidentales que se han visto en el ojo del huracán de lo que la revista Fortune no duda en calificar de “Guerra Fría de los negocios”. Esta Guerra Fría ha sufrido una escalada durante los últimos nueve meses, desde que Rusia invadiera Crimea y un avión de una aerolínea malaya fuera derribado en el este de Ucrania.

Casi la mitad de los 440 restaurantes que McDonald’s tiene repartidos por todo el territorio ruso están, por ejemplo, desde hace algunos meses bajo la lupa de las autoridades de Rusia por una supuesta vulneración de las normas de seguridad alimentaria. De hecho, 9 restaurantes han sido ya cerrados por este motivo.

Los expertos aseguran que McDonald’s podría hacer muy poco en realidad si el gobierno ruso decidiera finalmente echar el cierre a todos sus establecimientos comerciales, aunque una decisión de estas características podría acabar volviéndose contra el Kremlim. No en vano, McDonald’s emplea en Rusia a 37.000 personas de manera directa y otras miles de manera indirecta.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir