Anunciantes

Una pasajera obligada a pagar 300 euros por sus tarjetas de embarque de Ryanair recibe el apoyo de 380.000 usuarios de Facebook

Una pasajera obligada a pagar 300 euros por sus tarjetas de embarque de Ryanair recibe el apoyo de 380.000 usuarios de FacebookA pesar de que Ryanair apenas tiene presencia en redes sociales, es una de las marcas de las que más hablan los usuarios de estas plataformas. Un poder de los social media que ha saltado a la luz con el caso de Suzy McLeod, a la que la compañía obligó pagar 300 euros por imprimir seis tarjetas de embarque y que recibió el apoyo de más de 380.000 usuarios de Facebook sólo cinco días después de publicar su caso en la página de la aerolínea.

El problema es que ante la avalancha de críticas a la compañía y muestras de apoyo a la pasajera, Ryanair no reaccionó, optando por mantenerse alejado de las redes sociales y mantenerse en el lado analógico del mundo empresarial.

McLeod publicó en Facebook un post en el que explicaba cómo Ryanair había cobrado 60 euros por cada tarjeta de embarque para un trayecto de Alicante a Bristol que había imprimido, y pidió a los usuarios a hacer “me gusta” sobre su comentario si consideraban que lo que le había ocurrido era injusto. Además de las decenas de miles de clics que se registraron sobre el “me gusta” del comentario, se generaron 18.000 comentarios, la mayoría muestras de apoyo, aunque pocos hacían referencia a la poca transparencia de la compañía con los pagos de tasas que impone.

Ryanair advierte a los clientes de que impriman sus billetes a la hora de hacer check-in online, pero el precio que cobra por imprimirlo en el aeropuerto ha llamado la atención de muchos. Aun así, la compañía es conocida mundialmente por las tasas adicionales que cobra a sus pasajeros a la hora de comprar los billetes sin intermediario y la tasa por hacer check-in online, ambas de 6 euros, o el precio de facturación de la maleta, que oscila entre 15 y 50 euros, haciendo que la aerolínea barata cada vez sea vista como menos barata.

La única respuesta a la agitación que se ha generado en Facebook por parte de Ryanair ha sido una afirmación en la que recuerda a los pasajeros que “como se indica claramente en los términos y condiciones que los pasajeros aceptan antes de que una reserva de Ryanair pueda ser completada, y en los emails enviados al viajero antes del viaje, los pasajeros tienen que hacer check-in online e imprimir sus propias tarjetas de embarque antes de viajar ya que no hacer esto podría resultar en una sanción por la re-impresión de la tarjeta de embarque”.

Eso sí, este caso, como otros tantos que han saltado a la luz en las redes sociales sobre Ryanair, resaltan que la compañía es una de esas cuya reputación puede mantenerse a pesar de una crisis en social media de este calibre. Y es que mientras en otros casos parece lógico pensar que muchos pasajeros cambiarían de compañía aérea después de un escándalo como éste, se puede decir que en el caso de Ryanair las consecuencias no serán apenas visibles.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir