Anunciantes

Under Armour, en el ojo del huracán por sus prácticas sexistas

Under Armour da carpetazo a las excursiones pagadas de sus empleados a clubes de "striptease"

A fin de estar en sintonía con el movimiento "Me Too" y dar portazo al machismo, Under Armour dejará de sufragar las visitas de sus empleados a clubes de "striptease".

under armourLos ecos del movimiento "Me Too" son atronadores y se han dejado sentir también en la firma estadounidense de artículos deportivos Under Armour, cuya cultura ha empresarial ha estado fuertemente marcada por la testosterona en el transcurso de los últimos años, según ha revelado recientemente el diario The Wall Street Journal.

Consciente de que el machismo que hay adherido a su ADN es intolerable en la era del movimiento “Me Too”, Under Armour ha prohibido a sus empleados que continúen actualizando las tarjetas de la empresa para sufragar sus visitas a clubes de “striptease”.

De acuerdo con The Wall Street Journal, la empresa estadounidense habría remitido hace unos meses un correo electrónico a sus trabajadores emplazándoles a renunciar a las tarjetas corporativas en sus visitas con deportistas y compañeros de trabajo a locales de ocio nocturno para adultos. Al parecer, Kevin Plank, CEO de Under Armour, sería también aficionado a este tipo de locales.

En el comunicado remitido a la plantilla el jefe de finanzas de la firma deportiva, David Bergman, advertía que la compañía dejaría reembolsar a sus empleados algunos gastos (asociados no sólo a clubs de “striptease” sino también al alquiler de limusinas y a las apuestas).

Por su parte, Kelley McCormick, vicepresidenta de comunicación corporativa de Under Armour, ha admitido que la clase de entretenimientos a los que se refiere The Wall Street Journal en su informe son efectivamente una práctica habitual a la hora de hacer negocios dentro de la empresa. Aun así, McCormick ha querido matizar que el CEO de Under Armour no se vio involucrado en este tipo de actividades.

Más allá de las controvertidas visitas pagadas de los trabajadores de Under Armour a clubes de “striptease”, The Wall Street Journal da cuenta asimismo del comportamiento inapropiado de algunos directivos con sus subordinadas, a las que invitaban al parecer a la conferencia anual de la compañía si eran atractivas (y podían así procurar entretenimiento a sus invitados masculinos). En los actos celebrados por Under Armour sería recurrente asimismo la presencia de gogós exiguamente vestidas.

Aproximadamente la mitad de la plantilla de Under Armour (conformada por 14.000 empleados) son mujeres, unas mujeres que tendrían que lidiar con elevadas dosis de sexismo en el desempeño de su trabajo.

De hecho, cuando Scott Plank, hermano del actual CEO de Under Armour, dejó su cargo de vicepresidente en 2012, lo habría hecho no para dedicarse al negocio inmobiliario (como se dijo en su día) sino por acusaciones de acoso sexual.

Under Armour no es la única firma deportiva que se ha visto salpicada por polémicas de naturaleza machista en los últimos tiempos. Tras una investigación interna sobre discriminación y acoso, Nike ha “cortado las cabezas” de varios altos ejecutivos en las últimos meses.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir