Anunciantes

Viagra se rediseña

La famosa pastillita azul conservará su color pero su envoltorio será totalmente distinto. Pfizer agotado ya de perder cantidades millonarias por las falsificaciones de su gran fármaco ha decidido buscar una solución en su marketing. Un plan de acción llevado a cabo por Pfizer pero que contará con la colaboración de las autoridades sanitarias y policiales para pelear contra las falsificaciones, vigilando e identificando webs fraudulentas en las que se suele vender productos de este tipo. Cada año se confiscan cerca de 10 millones de pastillas de Viagra en particular.

La compañía cambiará el aspecto exterior de las cajas y de los blíster donde se suelen guardar estas pastillas, pero el cambio más significativo y visual será en su holograma, el que incorpora su propio envase. Éste por su propia seguridad, a la hora de no ser falsificada la pastillita, cuenta con una nueva tecnología y un nuevo sistema de seguridad, para ponérselo más difícil a los impostores. Los hologramas están realizados con una de las últimas tintas ópticas variables del mercado. La compañía también ha realizado cambios pero más insignificativos en los envases, con la intención de ser también menos copiable. Los blísters serán religiosamente iguales, para que el paciente pueda identificar si se trata de la verdadera Viagra o de una burda falsificación.

Cada año los falsificadores de todo el mundo obtienen 3.500 millones de dólares, unos 2.700 millones de euros por la compra de sus falsas pastillas. No se trata sólo de un problema económico para la compañía, también se trata de un problema sanitario, ya que en mucho de los casos, lo único que comparten con la original pastilla es el aspecto, pudiendo causar efectos muy perjudiciales para la salud de sus consumidores, según lo ha indicado la Organización Mundial de la Salud.

Te recomendamos

FOA Madrid 2020

Hootsuite

Outbrain

Adecco

Compartir