Anunciantes

Volkswagen o cómo intentar reparar una oxidada (y poco ética) cultura empresarial

volskwagen 30Desde que estallara el caso de las emisiones de Volkswagen, las especulaciones sobre desde cuándo, cómo y por qué ha ocurrido esto no han cesado. Y es que, no han dejado de salir a la luz todo tipo de informaciones poniendo en cuestión la ética de la compañía y sobre todo, de sus directivos, conocedores de los amaños que se estaban llevando a cabo.

Un nuevo artículo publicado por The New York Times describía la gestión del CEO de la compañía, Martin Winterkorn, como "firme, feroz y aislado" y, dados estos adjetivos, no es de extrañar que la poca ética proveniente de la cúpula empresarial fuese contagiada al resto de empleados.

Los actuales CEO y presidente de Volskwagen Matthias Müller y Hans Dieter Pötsch han admitido recientemente que las manipulaciones comenzaron en el año 2005, mucho antes de lo que se había afirmado en un principio y se dieron prisa en señalar como responsables a un pequeño grupo de mecánicos.

Sin embargo, estas explicaciones convencen a pocos pues, la trayectoria de la empresa da buena cuenta del comportamiento poco ético que ha llevado a cabo a través de la historia, comenzando por sus fundadores nazis hasta los actuales propietarios que no dudan en faltar a su palabra y acusar públicamente a sus empleados para lavarse las manos de toda responsabilidad.

Ahora es Müller quien trabaja para modificar esta cultura empresarial establecida en el "sí a todo" y pasar a contar con gente "que siga sus instintos y que no solo se guíe por las posibles consecuencias de sus fallos".

Aunque todo esto habrá que verlo, pues, recordemos que el dinero es capaz de transformar una cultura empresarial rápidamente en favor de mayores beneficios. El problema reside en que se pone por delante la viabilidad y el beneficio del negocio por encima de la correcta actuación.

Sin embargo esto es un gran error pues, un reciente estudio de KRW International asegura que aquellos CEO que son mejor valorados por sus trabajadores obtienen una rentabilidad económica media del 9,35% en un período de dos años mientras que, aquellos peor valorados solo obtienen un 1,93%.

Solo si Müller es realmente capaz de crear una cultura empresarial en la que los trabajadores no tengan miedo a actuar de manera ética, conseguirá volver a posicionar a Volkswagen como líder del mercado del automóvil.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir