Medios

¿En qué medida influye a los anunciantes el modelo de "televisión a la carta"?

No importa la cantidad de enemigos en contra de la “televisión a la carta” como sustitución al viejo sistema de televisión de pago, la idea sigue adelante.

La discusión entre Time Warner Cable y CBS tuvo como consecuencia la salida del mercado de Red Eye durante algún tiempo en determinados mercados. Sin embargo, ésta no será la primera ni la última disputa en las altas esferas de la televisión. Otro proyecto de ley en el Congreso, pretende aprobar un programa que ofrece mejores opciones a la audiencia continua generando expectación entre las grandes corporaciones televisivas.

Como cabía esperar, las cadenas de televisión se oponen con fuerza a este tipo de medidas.

Los anunciantes también podrían sufrir las consecuencias del cambio de modelo dada la reducción de canales específicos, que podrían incluirse en otros servicios más generales, con el consecuente aumento de precio.

Si el proyecto de televisión a la carta se acaba materializando, según las estimaciones de Laura Martin, analista de Needham el 50%, o lo que es lo mismo 70.000 millones de dólares podrían evaporarse de la parrilla televisiva. La mitad de la estrepitosa cantidad proviene de los subscriptores, mientras que la otra lo hace de los anunciantes.

Un borrador de la legislación surgido a principios de este mes daba la oportunidad a los clientes de elegir los canales por cable dentro de una selección y al mismo tiempo, autorizaba a la FCC a intervenir en los conflictos de retransmisión. Dicho borrador es similar al que presentó el senador John McCain, que fue rechazado por la falta de apoyos.

Los compradores de medios se muestran intranquilos ante la posibilidad de que los propios usuarios elijan los canales que quieren ver (y pagar), algunos dicen que afectará sólo a canales pequeños, aunque la mayoría reconoce que podría dar lugar a una escisión.

Una cantidad importante de canales sólo son vistos por los espectadores ya que están disponibles de forma gratuita dentro del pack, si fuera de otra manera, los canales estarían avocados a su fin.

Los anunciantes no suelen colocar anuncios en canales que no alcancen al menos 25 millones de hogares, e incluso, para las empresas más influyentes el umbral se sitúa en los 50 millones, de modo que los canales con menos alcance no tendrían apenas anunciantes.

La nueva situación propiciaría la inversión publicitaria en plataformas como Hulu y AOL, desplazando las inversiones de la televisión por cable a la digital. Un sistema a la carta podría impulsar a los espectadores a buscar paquetes individuales online en lugar de comprar paquetes específicos, una tendencia que ya se está dando.

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir