Medios

¿Hay algún futuro para la CNN?

¿Hay algún futuro para la CNN?Después de muchos años al frente de la compañía, Jim Walton, CEO de CNN, tuvo que dejar su puesto la semana pasada. El problema es que Walton, quien asegura que la decisión de abandonar CNN es suya, aparentemente reconoció en su discurso de despedida que CNN es un gigante que navega sin rumbo y cuya tendencia él mismo fue incapaz de frenar.

Pero el problema de CNN va mucho más allá. No se trata sólo de una falta de liderazgo o de visión. Lo que Walton resaltó es que se acabó, es imposible de arreglar. Porque lo que no funciona en CNN es lo que no funciona en su propietario, Time Warner, y también lo que no funciona en todas las cadenas de noticias. Y lo peor es que, aunque se reconozca dónde está el fallo, hay poco que se pueda hacer por arreglarlo.

En 1995, cuando fue adquirida por Time Warner, Turner Broadcasting, la compañía madre de CNN, era la compañía más innovadora en el mundo de los medios. Revolucionó la televisión por cable y el concepto de canal de noticias. De hecho, podría decirse que CNN era el Twitter de la época, llegando a reinventar la cultura, la metodología y las expectativas de la información. Por otro lado, en 1995 Time Warner era el Apple de su época, al menos en términos de alcance, influencia, poder y opresión relativa. La fusión en 1989 entre Time Inc. y Warner Communications creó la compañía mediática más grande, feroz y hambrienta del mundo.

Pero las cosas empezaron a torcerse a raíz de la compra de CNN por Time Warner. Bajo el control de sus nuevos jefes, Turner empezó a arrepentirse de la operación. Por otro lado la CNN tenía unas posibilidades culturales enormes con una de las compañías más derrochadoras del país. Pero, además, la adquisición provocó la reacción de Rupert Murdoch, quien siempre quiso hacerse con CNN y finalmente terminó creando su propio canal de noticias 24/7, Fox News en 1996. Y si la CNN ya había cambiado la naturaleza de la información en televisión, la cadena de Murdoch, más centrada en la opinión, lo volvió a hacer.

El problema de la CNN es que Time Warner era muy buena. Era una compañía que existía para brillar, para ser fresca, para ser la primera, y esto significa grandes audiencias y centralización. En este nuevo entorno, CNN empezó a dudar de su misión y su identidad, convirtiéndose en una cadena de noticias más mientras que Fox estrenaba su nueva identidad y su nuevo concepto informativo. Al mismo tiempo, la combinación de Time Warner y AOL en 2000 creó una mutación en la compañía que transformó su naturaleza y a sus empleados. Se convirtieron en supervivientes y lo que quedó fue una colección de temas que dirigir, pero sin ninguna pretensión de innovación o liderazgo en el mercado.

Antes de AOL, la fuerte inversión de Time Warner en CNN la convirtió en una marca global con una huella global que generaba muchísimo dinero. Pero cuando un nuevo actor entra en juego, las compañías que no se mueven y se adaptan al nuevo entorno, están perdidas. Y aun así, la redefinición del negocio televisivo que hizo Fox logró que CNN se convirtiera en un elemento indispensable en el panorama informativo del país, no por su talento o su originalidad, sino como oposición a la cadena de Murdoch. Tuvo éxito sin hacer nada, pero sólo hasta que las cifras empezaron a caer.

Ahora, la salida de Jim Walton no parece un deseo calculado de CNN, sino que la cadena se cobra una víctima más en su intento por mantenerse a flote. El problema es que la estrategia para el futuro de CNN parece imposible de definir. Eso sí, la experiencia debería servir para que Apple se lo pensara dos veces antes de comprar Twitter.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir