Medios

¿Periodistas o reclamos publicitarios?

¿Periodistas o reclamos publicitarios?La crisis está aumentando la mezcla de publicidad y periodismo en los medios, y cada vez es más frecuente ver rostros conocidos que ponen su cara o su voz en anuncios. Es una de las conclusiones recogidas en unas jornadas organizadas por el Laboratorio de Periodismo de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM).

Para el profesor de la Universidad de Málaga Bernardo Díaz Nosty, “los periodistas o supuestos periodistas que trasladan su credibilidad a un producto comercial incurren en la degradación más absoluta que puede alcanzar la profesión periodística”. A su juicio, hay que separar bien información y publicidad, porque, de lo contrario, los medios seguirán perdiendo su principal activo, la credibilidad.

Según ha informado Servimedia, la periodista Nativel Preciado se mostró partidaria de no confundir el prestigio de un periodista con el de un vendedor de publicidad, si bien reconoció que es “una tarea titánica” tratar de evitar que los periodistas ejerzan de agentes publicitarios, según informa la web de la APM.

“La última oferta que he desechado es de una marca de coñac. Es mucho dinero lo que te ofrecen, la tentación te llega”, confesó. “Desde el momento en que un director de una cadena de televisión dijo que los contenidos de su cadena son meros soportes para vender publicidad, es muy difícil luchar contra esta tendencia”, argumentó Preciado.

Como contraposición, habló de Iñaki Gabilondo, quien “se negó en redondo a hacer publicidad personalmente en su programa de radio y separó clarísimamente los espacios publicitarios de sus intervenciones. En el resto de programas similares en que he trabajado, los conductores hacen publicidad de una manera abierta”.
Los medios ignoran los códigos deontológicos

El Código Deontológico de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) establece que “a fin de no inducir a error o confusión de los usuarios, el periodista está obligado a realizar una distinción formal y rigurosa entre la información y la publicidad. Por ello, se entiende éticamente incompatible el ejercicio simultáneo de las profesiones periodísticas y publicitarias”.

“Igualmente”, añade el texto, “esta incompatibilidad se extenderá a todas aquellas actividades relativas a la comunicación social que supongan un conflicto de intereses con el ejercicio de la profesión periodística y sus principios y normas deontológicas”.

La Comisión de Quejas y Deontología de la FAPE emite dictámenes cuando se incumplen los artículos del Código Deontológico, “unas resoluciones que los medios no tienen el menor interés en publicitar, salvo que se trate de un tema que les afecte directamente”, según Nemesio Rodríguez, directivo de la APM y de la FAPE. “El objetivo es que los editores se sumen a este código deontológico para que tengamos un rumbo conjunto más ligado a la ética de la profesión”, concluyó.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir