Medios

¿Qué transformaciones sufrirá la televisión en 2013?

La última entrevista de Tim Cook ha despertado un renovado interés para los telespectadores del futuro. Las declaraciones de Cook sobre que la televisión es 'un área de gran interés' para Apple han sido una gran noticia. Algunos las tomaron como la prueba más evidente de que realmente 2013 será el año en el que Apple salte a la palestra con la televisión. Incluso el Wall Street Journal, un canal habitual de 'fugas' de información de Apple, está especulando. Así, señalan que varios diseños y prototipos existen en los laboratorios de Cupertino, con piezas fabricadas desde China. Otros sin embargo han advertido de que hay demasiado entusiasmo.

Inevitablemente en esta época de sangrientas batallas tecnológicas parece que los grandes jugadores también tienen ideas para lanzar la televisión hasta el siglo XXI. Nuevos datos de Morgan Stanley sugieren que el 18% de los estadounidenses ya tiene una televisión inteligente, conectada a la red de algún modo, pero sólo el 13% sabe que tiene esta posibilidad. Esto significa que puede haber un mercado para una televisión que ya es inteligente y tan fácil de usar como el resto de productos de Apple.

La televisión de hoy era divertida en el siglo XX. Pero la posición de consumidor pasivo contrasta claramente con otras tecnologías, como cuando se decide escuchar música en Spotify, leyendo los periódicos online o descargando juegos y aplicaciones en los teléfonos inteligentes.

Este es el primer problema de la televisión, la pasividad. El segundo es que mientras que las empresas proveedoras, como las compañías de televisión por cable han innovado y ofrecido un decodificador libre y una programación inteligente, el decodificador interno en sí es universalmente terrible. Con frecuencia tienen una interfaz de usuario hostil, o quizás puede ser restringido por el proveedor de forma irritante, o quizás incluso ambas cosas a la vez.

Por este motivo Steve Jobs dijo una vez que había que "volver al punto de partida y romper la caja, rediseñando una interfaz de usuario consistente".

Apple podría hacer esto como una evolución de su ya existente Apple TV, que está siendo actualizada con una tecnología de teclado a través de Bluetooth. Se podría utilizar a Siri para controlarlo. Y si una supuesta televisión de Apple también funciona con aplicaciones iOS entonces esto podría cambiar el panorama por completo, convirtiéndose en chat, mensajería instantánea y  vídeollamadas a la vez.

Google TV ya ha avanzado en esta dirección, y su recientemente renovada interfaz añade las legendarias habilidades de búsqueda de Google, con una potente voz que utiliza un lenguaje natural. La televisión conectada de Google también puede mostrar contenido de Netflix al lado de los vídeos de YouTube y utiliza su Gráfico del Conocimiento para dar forma al modo en el que se presentan las opciones de programas potenciales al espectador. La firma apuesta por la innovación en la televisión e incluso ha puesto en marcha recientemente el servicio en Reino Unido.

Y luego está Samsung, que ya ha estado innovando dentro de la televisión con su interfaz inteligente que ofrece conectividad a lo largo de varias aplicaciones. Algunos de estos televisores inteligentes incluso tienen control por voz y una cámara que registra el control por gestos, una manera ordenada de solucionar el problema de los controles remotos. Samsung Ventures acaba de invertir 5 millones de dólares en Delivery Agent, una empresa basada en el comercio a través de la televisión. Esto podría ser un modo de monetizar, por parte de Samsung, su idea de interfaz para la nueva generación de televisores.

Pero, ¿qué pasa con la televisión en sí misma? Después de las recientes declaraciones de Tim Cook se ha renovado la especulación alrededor de Apple y la posibilidad de que desarrolle una televisión en toda regla. Mucho se ha escrito sobre este hecho y un producto totalmente nuevo de Apple en la primavera de 2013 parece tener sentido.

La empresa incluso ha sido financiada por Sharp, impulsando el desarrollo de una pantalla de tecnología IGZO, un sistema de visualización de última generación que hará que la televisión LED se conciba como algo anticuado. Apple tiene experiencia en dispositivos ultra delgados y sensores inteligentes integrados, por no hablar de las impresionantes pantallas retina. Y aquí está el truco: el 46% de los encuestados por Morgan Stanley dijo que estarían dispuestos a pagar más de 1.000 dólares por una televisión de Apple, mucho más que el promedio de 884 dólares que pagan por televisión actual.

Por lo que parece Google es menos propensa a hacer frente de lleno a la cuestión de la tecnología en televisión. Si quiere jugar en la próxima generación de tecnología televisiva en 2013 será asociándose con alguna empresa como Sony o Samsung, que ya tienen la experiencia en el diseño de productos.

Una cosa está muy clara: es  hora de que los televisores sean atractivos en términos de diseño y que los decodificadores se deshagan de esas horribles cajas.

Las revoluciones actuales de la televisión están teniendo lugar tranquilamente lejos de la gran pantalla de televisión en la sala de estar y se están instalando en la pequeña tableta. La atención que se le presta a la segunda pantalla está arrastrando a la que generalmente se le dedicaba a la televisión, sin ninguna duda. Pero en el buen sentido, con la gente buscando contenido basado en el programa o hablando sobre ello en los medios sociales. Apple y Google están bien situados para aprovechar al máximo los avances realizados por empresas como Get Glue, que controlan la tecnología de la segunda pantalla en teléfonos inteligentes y tabletas.

Si alguna de estas grandes empresas realmente hace una buena jugada para la próxima generación de televisores en 2013, luego podremos ver incluso algo de acción en la segunda pantalla que se dirija hacia la televisión, y de esta forma integrarse dentro de la experiencia de visualización. Es posible que la explosión de la segunda pantalla se deba en parte al anticuado estado de la tecnología de la televisión actual. 2013 será el año en el que la televisión deje simplemente de hablarle al espectador y comience a comunicarse.

Te recomendamos

Enamorando

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir