Medios

Los 10 mandamientos de los medios insolentemente mentirosos (y "odiosos")

mediosLas "fake news", las mismas que han convertido al controvertido Donald Trump en el nuevo inquilino de la Casa Blanca, han hecho correr ríos de tinta (y de bits) durante los últimos tiempos.

Detrás de las noticias falsas que hay por doquier en las redes sociales hay medios como la web estadounidense Breitbart News, la "compinche" de Trump en su victoria en las urnas al otro lado del charco. Pero fábricas de "fake news" hay desgraciadamente muchas más (y están afincadas en todos los rincones del planeta).

A los medios que han hecho del repugnante cóctel formado por la mentira y el odio su particular modelo de negocio se les distingue por las 10 características que disecciona a continuación Frank Zimmer en un artículo para W&V:

1. La palabra “populismo” no sale jamás de sus labios. Y huyen de las etiquetas políticas. No se consideran a sí mismos ni de derechas ni de izquierdas y echan mano para describirse a sí de “palabros” de nueva hornada (“alt-right”, por ejemplo).

2. Venden a sus lectores un periodismo (supuestamente) mejor que el que ofrecen los medios “mainstream”

3. Lanzan constantemente durísimos dardos contra los medios “mainstream”, que son a juicio los verdaderos responsables del estado comatoso en que se encuentra actualmente el periodismo.

4. Utilizan su experiencia profesional previa en los vilipendiados medios “mainstream” para venderse a sí mismos como medios inconformistas, incómodos y al margen del pérfido “status quo”.

5. Gritan a los cuatros vientos que, a diferencia de los medios “mainstream”, que se limitan a masajear el ego infinito de los más poderosos, ellos están con los “marginados”, aquellos que nadie escuchar.

6. Son descaradamente “teatreros” y utilizan las críticas contra ellos como una señal (otra más) de que los poderosos quieren silenciar a toda cosa a los medios independientes.

7. Juegan a hacerse las víctimas, buscan enemigos (donde probablemente no los hay), se sienten continuamente amenazados y disfrutan de la solidaridad de sus crédulos lectores.

8. Saben que cuanto más polarizadas (y descabelladas) sean sus opiniones, más concitarán la atención del público. En lugar de complacer a los anunciantes, que huyen de ellos como de la peste, tratan de hacer muchísimo ruido para captar la atención del mayor número posible de lectores y hacer después pasar por caja a esos lectores. Son conscientes de que su futuro no está en la publicidad sino en el “paid content”.

9. La “hate economy” es el modelo de negocio de estos medios, que ganan dinero vendiendo odio (y no información).

10. Tienen mucho cuidado de no quitarse la careta en público y de no hablar a pecho descubierto de la “hate economy” que los sustenta.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir