Medios

2009, año de importantes cambios para el sector audiovisual español

La televisión en España no sólo recordará 2009 como el año de la crisis, sino también como el año de las grandes transformaciones. Barlovento Comunicación destaca los siguientes hitos:

1. Gran incremento de la fragmentación televisiva por la rápida implantación de la TDT. La TDT es ya una realidad: El 30 de junio de 2009 se iniciaba la primera fase del apagón analógico que afectó a más de 5 millones de españoles. En el mes de julio, el consumo a través de la nueva tecnología superó por primera vez al sistema tradicional analógico. Actualmente el visionado por TDT supera el 50% de los minutos consumidos. Esta situación de máxima oferta y fragmentación ha provocado mínimos históricos de audiencia en casi todas las cadenas tradicionales.

2. Cambio de liderazgo: de Telecinco (2008) a TVE1 (2009). TVE1 obtiene el liderazgo en este 2009 con una cuota de pantalla del 16,6%, la mínima histórica, arrebatando el primer puesto a Telecinco, que registró 2008 con el 18,1%.

3. Pérdida de 1.200 millones de euros de ingresos publicitarios en el mercado televisivo. De 3.500 millones de euros en 2007 a una previsión de ingresos de 2.300 millones de euros en 2009.

4. Supresión de la publicidad en TVE a partir del 1 de enero de 2010. Por primera vez y desde la existencia de la televisión en España, la cadena pública nacional dejará de emitir y financiarse a través de publicidad.

5. Luz verde a las fusiones entre cadenas. Que no deben superar el 27% de cuota de pantalla. Esto ha dado paso a la fusión entre Telecinco y Cuatro, y entre Antena 3 y La Sexta.

6. Aprobación de la TDT de pago. Que abre una nueva posibilidad de comercialización diferenciada y, por tanto, del modelo de negocio televisivo.

7. Tramitación parlamentaria de la nueva Ley General de la Comunicación Audiovisual. Los grupos parlamentarios acuerdan aplazar al 7 de enero la tramitación de la Ley General de Comunicación Audiovisual.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir