líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Medios de comunicación

Un maratón de cine ochentero en Netflix

8 películas para darse un nostálgico remojón ochentero en Netflix

Más en boga que nunca gracias al éxito de series como Stranger Things, el cine de los 80 es digno de ser revisitado una y mil veces mediante el visionado en Netflix de icónicas películas como estas.

regreso al futuroLa sombra de la década de los 80 continúa siendo extraordinariamente alargada bien entrado el siglo XXI. En el plano cultural los 80 fueron extraordinariamente prolíficos y dieron lugar a abundante material (oriundo de todas las disciplinas habidas y por haber) que se ha quebrado grabado a fuego en las retinas de todos aquellos que beben los vientos por la cultura pop (y que rezan en su nombre como si se tratara de una auténtica diosa).

Especialmente pródigo en nutrientes para la cultura popular fue el cine nacido al calor de los 80. No hace falta ser suficientemente talludo como para haber asistido en primera persona al estreno de filmes emblemáticos como Regreso al futuro o Los cazafantasmas para tener reservado a estas películas un lugar destacadísimo en nuestra particular memoria sentimental.

Más en boga que nunca gracias al éxito de series como Stranger Things, que está repleta de guiños al celuloide ochentero, el cine de los 80 es digno de ser revisitado una y mil veces (o en su defecto de ser descubierto por primera vez en el caso de los más jóvenes y bisoños). Si siente añoranza por el séptimo arte que se filmaba allá por la década de las 80, debería clavar su pupila en estos filmes de Netflix:

1. Regreso al futuro (1985)

En esta película, que es merecidísimamente una de las cintas más icónicas de los 80, un jovencísimo Michal J. Fox viaja accidentalmente a bordo del DeLorean de su amigo Doc desde 1985 al año 1955. Allí conoce a sus futuros padres, lo que desencadenará múltiples entuertos (felizmente resueltos al final del filme).

Rebosante de encanto, ternura y toques deliciosamente cómicos, Regreso al futuro tiene la vitola de ser inmune al paso del tiempo. Da igual que hayan pasado 35 años desde su estreno. A día de hoy sigue siendo tan disfrutable como entonces. Y tiene, de hecho, un plus añadido: el de la nostalgia.

2. Los cazafantasmas (1984)

Los doctores Venkman, Stantz y Spengler son expertos en parapsicología y están un poco chiflados, pero no por ello son parcos en recursos e inventiva. Por eso, cuando se quedan compuestos y sin beca de investigación, deciden crear de la nada su propio negocio, «Ghostbusters», con el último objetivo de aniquilar a los numerosos ectoplasmas que pululan por la ciudad de Nueva York.

Visto en retrospectiva, el filme de Ivan Reitman esté trufado quizás de no pocos defectos. Pero en todo caso su particular batidora de defectos y virtudes convirtió en su día a Los cazafantasmas en un «taquillazo» de dimensiones colosales. Y 36 años después de su estreno es un «must» para todos aquellos ávidos de darse un chapuzón de nostalgia ochentera.

3. En busca del arca perdida (1981)

Cuando Harrison Ford acababa de saltar a la primera línea de Hollywood con la saga cinematográfica Star Wars, al inolvidable Han Solo le cayó en las manos otro «caramelito» no menos goloso: la franquicia de Indiana Jones.

Dirigida por el todopoderoso Steven Spielberg, En busca del arca perdida consiguió allá por 1981 dar una completa vuelta de tuerca al cine de aventuras. Y puede que no sea la cinta más brillante del regidor estadounidense, pero sí una de las más trepidantes y entretenidas.

4. Dirty Dancing (1987)

Dirty Dancing mete con sumo acierto en la coctelera tiempos pretéritos (el argumento se desarrolla en el año 1963), canciones pegajosas dignas de ser reproducidas en bucle, bailes extraordinariamente sensuales y romances abocados a priori al fracaso.

Esta versión moderna del cuento del patito feo costó apenas 6 millones de dólares, pero recaudó en taquilla la friolera de 214 millones de dólares. Patrick Swayze y Jennifer Grey tocaron todas las teclas que había que tocar en esta película, tan ardientemente entretenida como los bailes de alto voltaje que desfilan por su metraje.

5. El resplandor (1980)

No es quizás una película agradable de contemplar y no deja desde luego un regusto dulce en el espectador, pero El resplandor es indiscutiblemente una de las joyas cinematográficas más refulgentes de los 80.

En este filme, donde sus tres protagonistas principales dan cuenta de interpretaciones tan sobrecogedoras como inspiradas, Stanley Kubrick coloca bajo los focos la esquizofrenia maniaca que padece el inolvidable Jack Torrance interpretado magistralmente por Jack Nicholson. Y lo hace con una sublime pericia que deja en el espectador múltiples e inquietantes imágenes para el recuerdo. ¿Quién no ha tenido pesadillas alguna vez con las siniestras hermanas gemelas de El resplandor?

6. Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988)

Esta inolvidable y exquisita comedia supuso la carta de presentación de Pedro Almodóvar a un Hollywood que desde entonces lo idolatra y no pierde ripio de sus nuevos trabajos (casi siempre alabados allende los mares).

Ribeteada de un poderoso mensaje feminista en plena década de los 80, Mujeres al borde de un ataque de nervios halla quizás su mejor baluarte en su sobresaliente plantel de actores y actrices, que consiguen dar en todo momento el tono adecuado al frenético guion de Almodóvar.

7. La historia interminable (1984)

Oriunda de la extinta República Federal de Alemania (RFA), La historia interminable ha terminado metamorfoseándose en un clásico del cine fantástico europeo.

A La historia interminable le falta quizás el sentido del humor de otras producciones hollywoodienses del mismo corte, pero las aventuras de Bastian, su protagonista, continúan siendo una auténtica delicia más de tres décadas después de su estreno. Y no decepcionará a quienes hayan disfrutado zambulléndose en las páginas de la novela homónima de Michael Ende en la que está inspirada la cinta.

8. Todo en un día (1986)

Fuertemente deudora de los típicos «slapsticks» del cine de antaño, Todo en un día es una cinta imprescindible para los amantes del cine adolescente y supurante de hormonas (de esas estrechamente emparentadas con las carcajadas).

Paradigma de la comedia ochentera bien hecha, Todo en un día está varios peldaños por encima de las películas actuales para adolescentes y, pese a estar apalancada en todo tipo de tópicos, el arrollador talento de los hacedores de este filme de John Hughes consigue difuminar sus fallos (que indudablemente también los tiene).

Las llamadas telefónicas se mantienen como la herramienta más efectiva para cerrar ventasAnteriorSigueinteExtra Gum pone en valor más que nunca las conexiones humanas en su última campaña

Noticias recomendadas