Medios

A pesar del empeño de muchos en matarla, la televisión lleva en su ADN el gen de la evolución

television¿Cuántas veces ha escuchado aquello de que la televisión ha muerto? Son muchos los que llevan pronosticando la muerte de este medio de comunicación desde hace ya demasiado tiempo y lo cierto es que la TV aún tiene un largo recorrido.

Históricamente, la televisión ha gobernado nuestras vidas en materias como la información o el entretenimiento pero lo cierto es que, aunque no va morir, su soberanía ha llegado a su fin. “La televisión tradicional ha ocupado una posición increíble durante los últimos 50 años pero la televisión en internet ha comenzado a crecer”, ha destacado Reed Hastings, CEO de Netflix. “Es evidente que en los próximos 20 años la televisión en internet va a reemplazar a la televisión tradicional”.

Esta afirmación se contradice con la premisa de que la televisión tal y como la conocemos no va a desaparecer. Pero no se preocupe porque lo más curioso es que ¿sabe quién va a reemplazar a la televisión? La propia TV.

Vamos a comparar a la TV con alguna de las monarquías más antiguas de Europa. Ambas han conseguido sobrevivir a los a veces difíciles golpes del tiempo y surgimiento de nuevas formas de entender el mundo mostrando una alta capacidad de adaptación. La televisión ha sido, es y seguirá siendo una evocación perfecta del darwinismo, la rápida evolución de las tecnologías, las nuevas necesidades de los consumidores y sus necesidades en terrenos como el del marketing.

Nadie puede negar que los cambios que la TV está sufriendo en la actualidad son impresionantes en términos de volumen y velocidad. Por ejemplo, la televisión tradicional se ha convertido en anacrónica. Los usuarios cada vez consumen más sus contenidos favoritos en internet a través de otros dispositivos que les permiten el consumo de los mismos en cualquier momento y lugar.

De esta situación se deriva que el poder de los spots de 30 segundos se encuentra en un claro declive. A esto hay que sumar un sistema de medición de audiencias basado únicamente en el tamaño. Ahora hay que identificar nuevas normas que puedan aplicarse a la TV en su nuevo formato digital de cara al futuro.

Es necesario que se establezcan nuevas normas para descubrir contenidos ya que tanto los usuarios como los compradores de medios navegan mucho para elegir sus contenidos. Se necesitan además nuevas tecnologías en las que poder confiar de la misma forma en la que la industria de la publicidad se encuentra trabajando en el desarrollo de tecnologías con las que llegar a grandes audiencias a través de estos dispositivos y plataformas conectadas.

No podemos olvidarnos de la publicidad ya que son necesarias nuevas soluciones tal y cómo han comenzado a demostrar algunas marcas como es el caso de Chipotle y sus anuncios “El Espantapájaros”, un corto de animación que superó los cinco millones de visitas en YouTube en la primera semana y ya acumula más de 14 millones.

Nos enfrentamos a un gran número de incógnitas donde el futuro aún es incierto y sobre el horizonte tan sólo hay tres cosas que son seguras: los consumidores quieren tener acceso a contenidos de calidad, las marcas quieren comprometerse con sus consumidores y la televisión, sin duda alguna, evolucionará para sobrevivir.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir