líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Aenne Burda, la mujer que desgarró las costuras de la moda con su emporio mediático

Medios de comunicaciónImagen de la serie Aenne Burda: una vida entre costuras

Aenne Burda y su emporio mediático, protagonistas de una serie

Aenne Burda, la mujer que desgarró las costuras de la moda con su emporio mediático

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Aenne Burda y su revista Burda Moden se convirtieron en la década de los cincuenta en el summum del denominado milagro económico alemán.

Ha sido uno de los grandes éxitos televisivos nacidos al calor de la Semana Santa (que es habitualmente un periodo de mucho sosiego en la pequeña pantalla). Nos referimos a la miniserie alemana Aenne Burda: una vida entre costuras que Antena 3 estrenaba el pasado jueves y lograba concitar a 1.471.000 espectadores (14,9%) frente al televior, convirtiéndose así en la emisión más vista durante la noche del Jueves Santo.

La serie, que vio originalmente la luz en su país natal en 2018, narra la apasionante historia de Aenne Burda, una mujer adelantada a su tiempo que hilvanó los cimientos de un auténtico emporio mediático con su revista de moda Burda Style (nacida originalmente Burda Moden).

Si no visualizas correctamente el vídeo embedded, haz clic aquí

La publicación de Aenne Burda, que continúa editándose a día de hoy en más de un centenar de países, provocó un auténtico terremoto en la industria de la moda al procurar cobijo en sus páginas a patrones de costura de los modelos más deseados del momento.

El éxito de Aenne Burda se fraguó a finales de los años 40, cuando Alemania, la patria chica de la empresaria, luchaba por dejar atrás los fantasmas de la Segunda Guerra Mundial y resurgir de las cenizas como el ave fénix.

Aenne Burda, cuyo nombre de nacimiento fue en realidad Anna Magdalena Lemminger, nació en la ciudad teutona de Offenburg. Mientras realizaba un curso de comercio en su ciudad natal, la buena de Aenne conoció al que más tarde se convertiría en su marido: el editor y publicista Franz Burda. Ambos contrajeron matrimonio en 1931.

Aenne Burda, epítome del milagro económico alemán

El estallido de la Segunda Guerra Mundial y la crianza de sus tres hijos hicieron que Aenne se alejara del universo empresarial que tanto la apasionaba durante más de una década. El fin de la contienda hizo, no obstante, que Aenne retomara un proyecto que llevaba incubando desde hace varios años: una revista de moda especialmente dirigida al público femenino.

Aenne dio cuenta a su esposo de su proyecto, pero este rechazó de plano financiar la idea de su mujer. Y eso que su proyecto, aunque rompedor, tenía muchas posibilidades de prosperar (como terminaría demostrándose más tarde). Su idea era acercar la alta costura a las mujeres de clase media mediante una publicación mensual provista de los patrones de las prendas que lucían celebridades como Ingrid Bergman, Rita Hayworth o Marlene Dietrich.

La idea de Aenne parecía abocada a quedar en agua de borrajas y logró eventualmente desplegar las alas gracias a una infidelidad de su marido. Aenne descubrió que su esposo estaba manteniendo una relación extramarital con otra mujer y acordó con él guardar silencio a cambio de obtener financiación para sacar adelante su revista.

En enero de 1950 veía la luz el primer número de Burda Moden, que se convirtió en un éxito fulgurante y de dimensiones absolutamente colosales. El primer número de la publicación se agotó rápidamente. Con su revista Aenne conectó con una sociedad ávida dejar atrás la Segunda Guerra Mundial y volver a consumir. No en vano, Burda Moden se erigió en uno de los mayores iconos del denominado milagro económico alemán.

El éxito de Aenne Burda viajó también a otros países

Aenne Burda era una suerte de mujer orquesta al frente de su publicación y lo mismo reclutaba fotógrafos, costureras y modelos que negociaba los costes de impresión de la revista.

Espoleada por el éxito de Burda Moden, Aenne terminó codeándose con los diseñadores más importantes del momento y se convirtió en una de las figuras más importantes del mundo de la moda.

Burda Moden echó eventualmente sus tentáculos en otros países europeos y llegó incluso a Estados Unidos, vendiendo más de un millón de ejemplares de cada número. El verdadero hito de la revista se produjo, no obstante, en 1987, cuando Burda Moden se convirtió en la primera revista occidental en ser publicada en la Unión Soviética. Siete años después, en 1994, la revista obtuvo otro importantísimo logro y recaló en China.

El buen hacer de Aenne al frente de Burda Moden reportó ingresos millonarios a la familia Burda, la misma que había desdeñado originalmente el proyecto de una mujer adelantada a su tiempo que se atrevió a alzar la voz en un momento en que el empoderamiento femenino era una mera entelequia.

 

Gerety Awards presentará su shortlist seguida de los Jury Insight PanelsAnteriorSigueinteFREE NOW confía en MARCO para desarrollar su estrategia comunicativa en Francia

Contenido patrocinado