Medios

Apple prohíbe la publicidad de suscripciones en las aplicaciones de editores

Apple prohíbe la publicidad de suscripciones en las aplicaciones de editoresLas nuevas reglas de la App Store de Apple son ya oficiales. Las editoriales que quieran vender suscripciones de aplicaciones de diarios y revistas deberán acatar las leyes de la empresa de la manzana y aceptar que ésta se quede con el 30% de los ingresos generados por ventas. La comercialización independiente de suscripciones de aplicaciones está, eso sí, permitida, pero con duras restricciones.

Los editores de diarios y revistas podrán elegir de ahora en adelante el tipo de suscripción que quieren ofrecen a sus clientes (semanal, mensual o anual). Y las podrán vender sin la ayuda de Apple, pero no en su App Store.

Si las editoriales optan por vender sus apps de manera independiente, el cliente debe darse de alta para que sus datos personales lleguen a los editores. En las aplicaciones distribuidas a través de la App Store de Apple, este paso, en cambio, se omite.

Por otra parte, las aplicaciones de la App Store de la compañía de Cupertino no pueden ser más caras que las suscripciones vendidas al margen de la tienda de aplicaciones de Apple. La intención no es otra que favorecer los descuentos al cliente a través de la App Store de Apple, informa Spiegel.

“Nuestra filosofía es clara”, explica Steve Jobs en un comunicado de prensa. “Cuando el editor logra un nuevo cliente, se queda con el 100% de los ingresos y Apple no gana nada”, añade.

Aun así, Apple pone muchas cortapisas a las editoriales “independientes”. Tanto es así que la empresa de la manzana les prohíbe anunciar sus suscripciones de aplicaciones al margen de la App Store en sus propias apps. “Las editoriales no pueden incluir links en sus aplicaciones (a una web, por ejemplo), que permitan la compra de apps fuera de la aplicación”, explica la compañía de Cupertino en su comunicado.

La prohibición de la publicidad de suscripciones en las aplicaciones ha desatado las iras del sector editorial. Utilizando como analogía los tradicionales quioscos de prensa, sería como si los quiosqueros pudieran vender suscripciones de diarios por su cuenta y quedarse con un 30% de los ingresos. Pero, si a su vez las editoriales quisieran vender sus publicaciones en sus propios quioscos, tendrían prohibido publicar publicidad de suscripciones en sus propios periódicos y revistas. ¿Se rebelará la industria periodística contra Apple y acatará sin más sus reglas?

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir