líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Vogue Italia explora la fusión de la IA con la creatividad humana

Bella Hadid es lo único real en esta portada de Vogue Italia nacida del vientre de la IA

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Vogue Italia ha hecho un experimento que amalgama imágenes reales de una sesión de fotos con la modelo Bella Hadid con fondos alumbrados íntegramente con la IA.

Vogue Italia ha decidido embarcarse en un fascinante experimento que amalgama imágenes reales de una sesión de fotos con la modelo Bella Hadid y fondos alumbrados íntegramente con la inestimable ayuda de la inteligencia artificial (IA). Con tan singular experimento la publicación pretende dar cuenta de las posibilidades y los límites de la tecnología más en boga del momento.

La portada del número de mayo de Vogue Italia la protagoniza Bella Hadid y es fruto de la colaboración entre la fotógrafa Carlijn Jacobs, el estilista Imrush Asha y el programa para generar imágenes con IA DALL-E.

El equipo fue asimismo asistido por el artista especializado en IA Chad Nelson, que asumió el reto de traducir la visión creativa de Jacobs para alimentar después con los «prompts» adecuados a DALL-E.

Jacobs trabajó al alimón con Asha para alumbrar ideas para cada una de las fotografías que conforman el proyecto, tomar después las instantáneas en un estudio y utilizar a continuación DALL-E para crear fondos surrealistas para las imágenes.

Para Jacobs, cuyo trabajo es eminentemente de naturaleza visual, constituyó todo un reto que sus visiones se tornaran en palabras para nutrir así a DALL-E con los «prompts» más oportunos. No obstante, la fotógrafa aprendió rápidamente lo importante que es la precisión verbal a la hora de trabajar codo con codo con la IA (y que la colaboración eche realmente brotes verdes).

Por su parte, Asha subraya que trabajar con la IA es sumamente desafiante y requiere hacer ajustes constantes en los enfoques de partida. De hecho, muchas de las imágenes terminaron desviándose enormemente del planteamiento original. Además, ensamblar elementos diferentes y lograr una estética uniforme no es en modo fácil, asevera.

Hay que tener asimismo en cuenta no todos los programas de IA funcionan de manera idéntica. Midjourney, por ejemplo, arroja inmediatamente imágenes tras introducir el primer «prompt», mientras que en DALL-E hay que revisar varias veces los «prompts» para generar imágenes realmente ajustadas a lo que se está buscando. De esta manera, los creativos pueden involucrarse activamente en el producto final, subraya Jacobs. «Crear imágenes con DALL-E es un proceso iterativo que no se restringe en modo alguno a un único paso», dice la fotógrafa.

Por su parte, Asha considera que la IA es para los creativos una herramienta adicional para generar contenido con más celeridad. Y su uso se revela particularmente conveniente para la creación de «moodboards» y la visualización de conceptos. Así y todo, Ahsa no cree que la IA pueda reemplazar por completo a la fotografía en las revistas de moda durante los años venideros.

Asha enfatiza también que el uso de la IA está sujeto también a determinados requisitos de naturaleza legal. Está prohibido, por ejemplo, utilizar los rasgos faciales de personas reales sin su consentimiento para alumbrar a continuación imágenes generadas por ordenador. El objetivo es blindar el acceso a ese contenido de personas no autorizadas.

Jacbos y Asha coinciden en señalar que la IA se está desarrollando de manera extraordinariamente rápida, pero los humanos de carne y hueso continúan jugando un rol absolutamente central en el proceso creativo, pues su inteligencia emocional y su subjetividad no tienen parangón y son irremplazables.

Newsletter ¡Suscríbete a nuestra newsletter! WhatsApp Sigue a MarketingDirecto.com en WhatsApp

 

El Bing Chat de Microsoft ya está aquí: los usuarios podrán acceder sin registroAnteriorSigueinteChannel Factory es la solución para evitar el desperdicio de medios

Contenido patrocinado