Medios

BIG BROTHER – ¿UN MONTAJE PERFECTAMENTE PLANIFICADO?

Esto es lo que se puede deducir leyendo uno de los semanarios más difundidos en Europa, la revista “Stern”, editado por G + J. El titular y subtítulo ya avisa del polémico reportaje que se lee a continuación: “Big Brother – en la TV-cárcel todo rueda según el plan. Los espectadores se asombran y los medios se sorprenden. Sólo los productores en RTL2 se acomodan en sus sillones: el porno social Big Brother regala a la minicadena cuotas gigantescas y convierte a los participantes en estrellas.”

Y es que los analistas mediáticos no se pueden creer que una serie cuyo resumen dominical con las escenas más interesantes de la semana consiste en mostrar cómo los participantes talan madera, escupen pasta de dientes, fuman su pitillo, comen pan negro con queso o se duermen aburridos sobre el sofá, obtiene tan enormes audiencias. Porque, en esta serie del año 2000, todo parece ir según un guión invisible. 4,7 millones de espectadores vieron el domingo 3 de abril cómo el nuevo héroe alemán, Zlatko, era expulsado de la “singular telecomuna” y cómo Manu (Manuela) era “ajusticiada psíquicamente” por los 5.000 televidentes allí reunidos mientras no paraban de corear y mostrar sus carteles con aquello de, “Manuela, fuera tú” o, “Manuela: eres una puta”. Manuela había votado en contra de la permanencia de Zlatko en la casa de “Gran Hermano”. Ahora dice no atreverse a salir. La casa, impenetrable y rodeada de alambres enroscados, se convierte para ella en una verdadera cárcel…

Puede que esta nueva aventura televisiva dañe la dignidad humana, aburra hasta la muerte o sea ridículamente primitiva. Pero, el concepto del programa funciona tras su éxito inicial en Holanda, Alemania y ahora en España, con perfección de relojería suiza: enciérrese a diez candidatos durante cien días, fílmese todo esto, hágase que los inquilinos de la casa nominen cada dos semanas a uno de ellos y que los espectadores elijan entre los dos nominados quién se tiene que ir, quedándose sin el premio finalista, los 20 millones de ptas. Mucho dinero para el ganador, muchas imágenes para el espectador, altos ingresos para la televisión y la productora, millones de espectadores para el anunciante. ¿Alguien se queja? Los reporteros del Stern lo describen con el desenfadado estilo que identifica a la nueva prensa germana: no hay fiesta, ni escuela, ni comida de negocios, ni tertulia de café en la que no se discuta el sentido o sinsentido de este programa. ¿Que los presentadores son ridículos? (veremos cómo se lo hacen Mercedes Milá y Fernando Acaso) ¿Que la decoración no tiene estilo? (aquí será la de Ikea) Da igual. ¡Hay que verlo! Y lo piensan, dicen y hacen TODOS.

El secreto de este “nuevo show de Truman” es que en este programa todo es predecible. El éxito se puede planificar (concepto que identifica mucho a alemanes y holandeses). Las fuertes reacciones de los medios (como las críticas de algunos compañeros en la presentación del show en Tele 5), pues, ¡publicidad perfecta!: ¡Dejad que todos hablen de esto! Primero llegará el enfado y debate sobre los derechos a la intimidad (¿no les suena algo a LORTAD y marketing directo?) Luego, quizás, la protesta en tono bajo de algún político o la iglesia española. O del mismo Grupo Prisa, rival del Grupo Correo, a través de El País… ¿Le harán este favor publicitario a la serie? Para su éxito sería importante. Todo esto se olvidará pronto, mientras se incrementEn las cuotas de audiencia. El mismo productor alemán lo dice sin tapujos en Stern: “hemos elegido a los participantes de tal forma que podíamos prever el desarrollo de la serie”. ¿La pareja que se ha formado y que aporta el ingrediente sexo a la serie? “Nos lo imaginamos”. ¿Zlatko? “Contábamos con su buen rollo desenfadado. Su éxito se veía venir.”

¿El otro secreto de la serie en RTL2? Los alemanes han sabido copiar la serie holandesa casi al detalle, incluida la canción. Mientras tanto, aquí algunos se vanaglorian de “adaptarlo a la española”. Veremos al final… Y esto sorprende a los siempre críticos compañeros en la prensa alemana: el show se está desarrollando igual que el original holandés. Extraño… Al igual que en Holanda una candidata deja la serie antes de que se comenzase a emitir. El primero que es expulsado de la casa es un hombre joven. En Holanda también. Como en Holanda, rápidamente se encuentra una pareja que, a la holandesa, nos ofrecen sexo en postura de misionero ante la cámara. Como en Holanda acabará ganando un hombre atractivo como Jürgen o Alejandro. El primero tiene a su favor un bonus extra: la simpatía y buen rollo, tan característico de los habitantes de Colonia. Todo parece ya “cantado”. Solo faltaría ahora que la versión española funcionase según este mismo esquema….

Pero, ¿tendremos, “a la alemana”, chicas que intentan cavar un tunel desde las praderas que rodean los parajes serranos de Soto el Real (Madrid norte), fans que con bolsitas de cocaína o “chocolate” desean animar un poco a sus nuevos ídolos en este zoo televisivo o alguno que sobre un frisbee que vuela dirección jardín o piscina escribe aquello de, “echamos en falta una pelea, movida, folleteo, violación o asesinato del gato”? Y es que el habitante (¿voluntario?) número once es un gato que un día apareció en el jardín de la casa y fue adoptado al instante. Eso es lo que se cuenta, claro….

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir