líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Netflix disecciona en Black Barbie la historia de la primera Barbie negra

Black Barbie, el documental de Netflix sobre la muñeca que sacó a la diversidad de las tinieblas

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

El documental de Netflix Black Barbie indaga en la fascinante historia y el poderoso impacto social y cultural de la primera Barbie negra, que salió del cascarón en 1980.

Allá por 1980, cuando la diversidad estaba aún recluida en las sombras más umbrías, Mattel rompió moldes con el lanzamiento de la primera Barbie negra. Esa muñeca, que permitió que millones de niñas a lo largo y ancho del globo pudieran sentirse por fin representadas en un ramo, el juguetero, que hasta entonces las había condenado injustamente al ostracismo más absoluto, es la protagonista de Black Barbie, un documental producido por Shondaland que recalará en Netflix el próximo 19 de junio.

La cinta indaga en la fascinante historia y el poderoso impacto social y cultural de la primera Barbie negra. Lagueria Davis, la directora de Black Barbie, se inspiró a la hora de alumbrar el largometraje en la historia personal de su tía abuela Beulah Mae Mitchell, que es a la postre una de las grandes protagonistas de Black Barbie. Mitchell trabajaba en Mattel y tuvo la audacia de sugerir a Ruth Handler, la cofundadora de la empresa juguetera, el lanzamiento de una Barbie de raza negra en cuyo espejo pudieran mirarse millones de niñas en todo el mundo.

Black Barbie retrata los titánicos esfuerzos de Beulah Mae Mitchell y otras mujeres para cambiar para siempre la industria juguetera y hacerla mucho más diversa e inclusiva en una época en la que la diversidad no estaba imbricada ni mucho menos en el ADN de las marcas.

Si no visualizas correctamente el vídeo embedded, haz clic aquí

Cuando la primera Barbie negra vio la luz en 1980, su lanzamiento se convirtió en un hito en el sector juguetero y cambió radicalmente la forma en que se abordaba la representación de las personas y de su cultura. Antes de la entrada en escena de la Barbie negra la mayor parte de los juguetes representaban solo a las mayorías (invariablemente de raza blanca) y condenaban al olvido a quienes no encajaban con un patrón muy específico.

En Black Barbie se relata cómo Beulah Mae Mitchell, Kitty Black Perkins y Stacey McBride, tres mujeres de raza negra, decidieron sacar adelante su idea cuando lo tenían a bote pronto todo contra y lograron eventualmente convencer a Mattel de hacer algo que nadie había hecho antes.

Entre las razones que movieron a estas tres mujeres a hacer todo lo posible y lo imposible para materializar su idea estaba por supuesto una Barbie negra era algo totalmente insólito. En los 80, cuando el ideal de belleza femenino echaba anclas en rasgos físicos típicamente occidentales, lanzar una muñeca de raza negra fue una idea tan radical como rompedora que zarandeó la conciencia de la sociedad e instiló más diversidad en la industria juguetera.

La Barbie negra fue mucho más que una muñeca y propició cambios sociales de gran calado

Para narrar los orígenes de la Barbie negra, Black Barbie se apoya en entrevistas con las protagonistas y expertos en juguetes, cultura y derechos civiles, materiales de archivo y testimonios personales que consiguen, convenientemente amalgamados, crear un relato muy vívido de algo que hoy es perfectamente normal y hace 40 años era prácticamente inconcebible.

Gracias a la Barbie negra las niñas de color pudieron abrazar por el fin el sentimiento de pertenencia y la validación que hasta entonces les había hurtado el ramo juguetero. Y no solo eso, la muñeca de Mattel terminó espoleando también los derechos civiles y el espíritu emprendedor de la comunidad negra.

La Barbie negra fue, al fin y al cabo, mucho más que una muñeca y se erigió en símbolo del cambio y en heraldo de la esperanza en un futuro mejor, más diverso y más justo.

El hecho de que Lagueria Davis, la directora de Black Barbie, tenga nexos personales y familiares con una de las artífices de la primera Barbie negra impregna de una gruesa pátina emotiva al documental, que es también un tributo a las mujeres que se atrevieron a redefinir los estándares de la belleza en una industria que hasta entonces las había excluido sistemáticamente.

Por otra parte, la participación de Shonda Rhimes, la todopoderosa creadora de Anatomía de Grey y Los Bridgerton, y de Betsy Beers en calidad de productoras ejecutivas de Black Barbie añade capas de profundidad y de calidad cinematográfica a un producto que promete inspirar con su poderosa historia a la audiencia, que probablemente paladeará gustosa el documental cuando este aterrice en Netflix el próximo 19 de junio.

Newsletter ¡Suscríbete a nuestra newsletter! WhatsApp Sigue a MarketingDirecto.com en WhatsApp

 

El giro copernicano propiciado por la IA: ¿agonizan el SEO y el content marketing?AnteriorSigueinte"Los consumidores esperan experiencias personalizadas y relevantes", K. Malmcrona (LinkedIn)

Contenido patrocinado