líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Medios de comunicaciónel coronavirus ha afectado a la industria televisiva y estas son las consecuencias

Principales consecuencias del Coronavirus para la televisión

10 consecuencias del COVID-19 en la industria televisiva

El coronavirus ha afectado al modelo de negocio de la industria televisiva y Barlovento Comunicación ha resumido las principales consecuencias en un año atípico.

consecuencias coronavirus industria televisiva

La industria televisiva se debate en plena revolución digital sobre el origen de su existencia. Con el surgimiento de plataformas de contenido en streaming, las televisiones han tenido que adaptarse a la nueva demanda que ha visto un crecimiento especialmente en este 2020 cuando la pandemia llegó a nuestras vidas. El Coronavirus simplemente ha acelerado una tendencia que llegaría tarde o temprano. Con estos datos y una nueva atmósfera, Barlovento Comunicación ha presentado un documento que muestra la visión global de la situación de la industria televisiva y del ecosistema audiovisual de nuestro país durante este atípico año.

En este informe se hace una recapitulación de los principales conceptos del mercado. Inversión, consumo, operadores y el análisis del rendimiento de la audiencia son algunos temas que se tratan en dicho documento y al que añaden el comportamiento de los espectadores, sus hábitos de consumo y su nuevo comportamiento con el dispositivo audiovisual. Sin duda el 2020 ha sido el año de las pantallas y para conocer más a fondo las consecuencias del virus Barlovento Comunicación desarrolla la situación de la industria televisiva-audiovisual de los últimos 12 meses.

1. El concepto de «otros usos del televisor» duplica su consumo

El consumo de la televisión lineal se consolida en 240 minutos por persona y día (lo que supone 22 minutos más que 2019). La cifra se sitúa así en 4 horas como media y significa un incremento de visionado televisivo de 18 minutos sobre 2019. En parte, el confinamiento ha sido el agravante de este aumento por el mayor tiempo de permanencia en el hogar.

Cabe destacar el desglose del consumo en la televisión en abierto y gratuita que nos ofrece los registros de 232 minutos por persona y día, 18 minutos más que el acumulado durante el año pasado. Mientras, en diferido las emisiones han sido vistas durante una semana tras su emisión original. Aunque hay que añadir que el total de 240 minutos de la televisión no superan aun el récord que la televisión tuvo en 2012, con 246 minutos (cuatro horas y seis minutos) por persona y día.

Por otro lado, hay que señalar los denominados «otros usos del televisor» que kantar mide y controla desde marzo del 2019. Con este concepto nos referimos al disfrute de videojuegos o la conexión a internet que viene incorporada en las Smart TV. En 2020 los datos con respecto a estos innovadores usos son bastante sobresalientes. Cerca de media hora de promedio diario durante los últimos 365 días que representan 14 minutos más que el año anterior y duplican también su importancia en los hogares españoles. El total de minutos promedio de «otros usos del televisor» se situaría así en 269 minutos, muy por encima del uso de la televisión tradicional.

2. La publicidad televisiva pierde 400 millones de euros

El efecto de la pandemia y el confinamiento ha afectado también a la inversión publicitaria en todos los campos. La televisión no iba a ser la excepción y la cifra de pérdidas se sitúan alrededor de los 400 millones de euros. Y este nuevo dato se contrapone a la tendencia creciente que veníamos viendo desde la crisis financiera de 2008 y 2013, aunque ya en 2019 la inversión decayó 124 millones con respecto a 2018.

Las previsiones de facturación publicitaria para el año 2020 auguran un descenso del 20% de la registrada en 2019. El total de inversión el año pasado fue de 2.003 millones de euros, mientras que la estimación de inversión publicitaria para el 2020 ha sido de 1.600 millones de euros. Una cifra que se asemeja a las fechas de 1997 o 1998. Aunque es cierto que las cifras definitivas se confirman en el mes de febrero, cuando INFOADEX publica los datos anuales consolidados.

3. Revolución de las ventanas en la distribución

La pandemia ha generado una aceleración digital histórica en los hábitos cotidianos de la ciudadanía en general. Se ha transformado el uso y consumo televisivo-audiovisual de la ciudadanía, uno de los hechos más disruptivos de la mencionada aceleración histórica y profunda adaptación a la era digital.

La idea es que con la llegada de la televisión multicanal y cualquier fenómeno de disrupción real en la televisión, las ventanas de explotación se vean modificadas y ampliadas de acuerdo con un par de máximas del negocio del cine en nuestros días:

1. A mayor distribución, mayor probabilidad de recuperación de la inversión
2. A ventanas más diversas y extendidas en el tiempo, mayor generación de ingresos

Con el paso del tiempo, el reparto de ventanas en la distribución y exhibición audiovisual se adecuaba a los nuevos comportamientos del mercado y se reducían a la mitad de tiempo de permanencia en salas y soportes digitales físicos, mientras se aumentaba el tiempo de emisión de pago mediante la modalidad VOD o PPV. De hecho, hasta la llegada de la pandemia, la salud económica de las salas era formidable con nos ingresos globales de cerca de 40.000 millones de euros el pasado año. La llegada del COVID-19 ha hecho que las salas cierren sus puertas con la incertidumbre de si una vez acabada la crisis sanitaria, la gente estará dispuesta a volver a ver cine en las salas.

4. Mediaset y Atresmedia mantienen su hegemonía

Como ya hemos visto, la inversión publicitaria ha sufrido una caída casi histórica con la llegada de la pandemia, a pesar de aumentar considerablemente su audiencia y fidelidad. Pero esto no ha impedido que las dos grandes corporaciones privadas de España hayan seguido con su cuota de participación en el reparto de los ingresos publicitarios.

En los primeros 9 meses del año la cuota de participación publicitaria de las dos cadenas principales privadas de nuestro país consiguió casi un 85% del total. Cabe destacar que esta cifra de cuota de participación se mantiene constante en los últimos nueve años, a pesar de la suma de audiencia de las siete cadenas de Mediaset y las seis de Atresmedia.

5. Telecinco, la cadena más vista por noveno año consecutivo

Telecinco ha sido la cadena más vista por noveno año consecutivo con casi un 15% de cuota de pantalla, aunque ha mermado con respecto a 2019 dos décimas. Por su parte, Antena3 firma el 11,8% de cuota de pantalla, lo que supone una mejora de una décima con respecto al año anterior y su informativo es el favorito de la audiencia, especialmente al mediodía y a la noche.

La prevalencia de esta cadena es en su mayoría femenina y esta alta cuota de pantalla también se debe a que la mujer es la cliente preferente de la televisión en general y de las cadenas generalistas en particular. Antena 3, por su parte, es liderada en su mayoría por hombres. Si el segmento lo dividimos por edades, Telecinco lidera en la audiencia de 13 años en adelante, además de los mayores de 64 años que antes preferían la cadena pública La 1.

En redes sociales destaca que Telecinco domina las clases medias y bajas, mientras que por regiones las comunidades más afines son Asturias, Canarias y Madrid. Antena 3, por el contrario, lidera en las clases media-altas y en las comunidades de Castilla – La Mancha, Castilla y León y Aragón.

6. El modelo de negocio de las televisiones públicas

TVE cierra con unos registros que indican dificultades para la televisión pública. El 2020 prevé un mínimo histórico anual en cuanto al índice de cuota de pantalla con un posible 9,3%. Además, los informativos siguen siendo al tercera opción de los espectadores.

La 2, por su parte, incrementa su audiencia una décima con respecto al ejercicio anterior y se queda en un 2,8%. La oferta infantil de TVE, Clan, sí que lidera el grupo de niños de 4 a 12 años, aunque pierde dos décimas en comparación con el año anterior. Por otro lado, 24 Horas alcanza su mejor dato en diez años con un 1,2% de cuota de pantalla. En total, las cinco cadenas del grupo TVE suman un 15,3%.

7. La televisión de pago bate récord de audiencia en 2020

Sin duda es uno de los datos más destacados del informe, pues la televisión de pago reúne ya casi 8 millones de suscriptores a su oferta compuesta por casi 80 cadenas. Los espectadores eligen la modalidad de la distribución de plataformas de pago para ver las distintas opciones televisivas, ya sean cadenas d e pago o en abierto o gratuitas que conforman la oferta global de estos canales a sus suscriptores.

Así, en el 2020, el consumo de televisión a través de esta oferta ha conseguido batir un nuevo récord. Esta preferencia se debe fundamentalmente a la distribución denominada IPTV que ya significa el 16% del total consumo en sus ofertas de distribución de la señal. Además, la oferta de estos canales ha logrado incrementar su audiencia.

Una de las razones que explican el aumento del consumo televisivo en las plataformas de pago como distribución de la señal se debe a la excepcional capacidad de instalación de Fibra Óptica por parte de Telefónica. De hecho, las líneas activas de Fibra Óptica se acercan a los 11 millones en agosto de 2020. Además, gracias a la fibra, las comunicaciones entre los ciudadanos durante la pandemia permitieron una cercanía permanente entre familias, amigos y empresas, estas últimas con la función del teletrabajo.

8. La audiencia de internet

El consumo de contenido audiovisual en internet, es decir, el formato vídeo, ha crecido seis minutos más que en 2019. El tiempo de navegación se ha registrado en 174 minutos por visitante y día, aunque los internautas consumen cerca de tres horas en este tipo de formato.

Las mujeres en televisión registran casi el 55%, mientras que en internet representan el 51%. Los hombres, en cambio, ponderan el 45% en televisión y el 49% en internet. Por edades, los mayores de 55 años representan el 28%, por lo que la audiencia de este formato es en su mayoría joven.

9. Las OTT’s se fortalecen en la era digital

Netflix empezó como videoclub que alquilaba películas por correo postal y se definía a sí misma como cadena global de televisión por internet. La plataforma ha conseguido fidelizar en torno a 197 millones de suscriptores en todos los países del mundo y se ha convertido así en la cadena que ha instaurado una nueva disrupción empresarial con su modelo de negocio en el consumo audiovisual.

El valor de mercado de la empresa se situaba en los primeros días de diciembre de este año en torno a 180.000 millones de dólares y se introduce en el ranking de las 50 empresas más valiosas de la bolsa estadounidense. Sin duda, Netflix ha cambiado el mundo audiovisual, siendo al mismo tiempo una plataforma de venta de productos de entretenimiento, una industria cultural, una corporación mediática global, una empresa de desarrollo de software y una compañía de gestión de big data, entre otras cosas. El hecho está en que ha implantado en nuestra sociedad un cierto estilo de vida e innovador modo de consumo de medios.

10. Simbiosis en el intercambio de estrategias programáticas

La transformación radical del sentido de la competencia y cómo actuar en el contexto de la era digital ha sido uno de los grandes axiomas de la actualidad. El binomio esencial del ecosistema audiovisual está compuesto por la tecnología y los contenidos, donde existe un régimen binario de valores: el contenido es el rey y la audiencia la reina.

Hemos pasado de considerar enemigos a cualquier competidor ha verlos como aliados. Es la famosa técnica empresarial del «win to win», es decir, una cooperación de sinergias en pos de objetivos y beneficios mutuos mesurables y alcanzables. Ejemplos de esto lo encontramos en la colaboración de Movistar con Netflix para conseguir a largo plazo más y mejores suscriptores de sus productos, además de más y mejores rendimientos económicos en las dos empresas.

Si consideramos que el coronavirus ha quebrado todos nuestros sistemas y hábitos de convivencia, cabe destacar que ha roto nuestro techo de cristal y ha generado que tengamos la necesidad de salir de nuestras zonas de refugio. Especialmente en la vida de las empresas que han debido reinventarse en una búsqueda de nuevas formas de negocio y en la búsqueda apremiante de colaboradores o cooperantes en pos de la rentabilidad económica. Así, este nuevo tiempo contiene reglas muy distintas de las que conocíamos hasta la fecha y nos aboca a la innovación de modelos de negocio en las empresas.

 

Si quieres leer el informe completo, haga clic aquí.

“Querido 2020: ¿Qué demonios te han hecho?”AnteriorSigueinteVodafone, Sra. Rushmore e Ymedia realizan la primera campaña 3D en Callao City Lights

Noticias recomendadas