Medios

¿Cuándo se hace uno "yonki" de una serie de televisión? Netflix lo sabe

netflixVer una serie de televisión es como subirse a una nave espacial y moverse peligrosamente cerca de un agujero negro. Si nos salimos de la zona de seguridad, llegamos a un punto de no retorno. Y una vez cruzado el umbral de ese punto de no retorno, la fuerza de la gravedad se va al garete y no hay forma humana de escapar (ni de los agujeros negros ni de las series de televisión).

Está claro que, cuando el espectador se embarca en una nueva serie de televisión, hay un punto de no retorno en el que no puede ya vivir sin su dosis semanal (o diaria) de nueva “droga” favorita. Pero, ¿cuántos episodios son necesarios para convertir a un mero espectador en un adicto redomado?

Netflix ha decidido poner la lupa sobre los millones de datos que obran en su poder para responder a esta pregunta y determinar cuántos capítulos necesita meterse entre pecho y espalda el espectador para convertirse en un “yonki” con todas las de la ley de una serie de televisión.

Cada serie es un mundo y, por consiguiente, hay algunas que son tremendamente rápidas enganchando al espectador y otras que, por el contrario, necesitan más tiempo de “maceración”.

Según Netflix, que para llevar a cabo su informe recopiló datos procedentes de 16 mercados diferentes, las series que menos tiempo necesitan para conquistar al espectador son Bates Motel y Breaking Bad, que en apenas 2 episodios tienen rendida a sus pies a la audiencia. Una vez vistos los dos primeros episodios de ambas series, el 70% de la audiencia ve la primera temporada completa.

Bastante rápidas atrapando la atención del espectador son también Orange is the New Black y House of Cards, que necesitan sólo 3 capítulos para tener comiendo de su mano a la audiencia.

Algo menos veloces enamorando al espectador son, por su parte, las series Pequeñas mentirosas, Unbreakeable Kimmy Schmidt, Better Call Saul y Grace and Frankie, que necesitan una media de 4 episodios para enganchar a la audiencia.

Entre las series más lentas generando espectadores “adictos” destacan Cómo conocí a vuestra madre, que necesita 8 episodios para ganarse a la audiencia, y Mad Men, que no embauca al público hasta el sexto episodio.

En lo rápido que una serie engancha influye también, y mucho, el país de origen del espectador. Los holandeses son, por ejemplo, los más rápidos haciéndose “adictos” a las series de televisión y logran convertirse en “yonkis” un episodio antes que en otros países. En cambio, los australianos y los neozelandeses son los huesos más duros de roer y tardan entre uno y dos episodios más que la media en dar el “sí quiero” definitivo a las series de televisión.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir