Medios

Así afecta Netflix a nuestras horas (menguantes) de sueño

¿Descansamos menos desde que Netflix es nuestro tórrido e infatigable amante?

Netflix y otras plataformas de vídeo en streaming podría estar afectando muy negativamente a nuestro descanso. El 85% de los estadounidenses confiesa ver vídeo en streaming en la cama.

netflixEl vídeo en streaming está en pleno apogeo y ha llegado al extremo de echar profundas raíces en nuestro dormitorio. Según un reciente estudio de Tuck, el 85% de los estadounidenses confiesa ver Netflix y compañía en la cama. Y el 70% de quienes confiesan yacer en la cama con las plataformas de vídeo en streaming se quedan dormidos con los balsámicos murmullos emanados de series como Narcos o Stranger Things de telón de fondo.

Más de una tercera parte de los 1.300 consumidores consultados en su informe por Tuck admite que la televisión en streaming les hace caer con menos frecuencia que antes en los brazos de Morfeo.

Pese a que los expertos recomiendan dormir un mínimo de 7 horas todos los días, al otro del charco los estadounidenses cierran el ojo una media de apenas 6,8 horas diarias. Y el 40% ni siquiera duerme 6 horas al día, de acuerdo con un estudio de Gallup.

La ubicua tecnología parece habernos puesto las cosas más fáciles para casi todo (desde el entretenimiento al trabajo), excepto en lo referente al sueño. ¿Hasta qué punto nuestro ardiente romance con la tecnología nos está privando de algo necesario como el descanso?

En una era en la que la naturaleza del trabajo está constantemente a merced de los cambios, estar despierto y concentrado en lo que tenemos entre manos es de una importancia absolutamente crucial.

Una sola noche de insomnio poder ralentizar ostensiblemente nuestra capacidad de reacción. Una investigación firmada por la Universidad de Stanford llega a incluso a equiparar la falta de sueño con el alcohol a la hora de torpedear la capacidad de reacción del ser humano.

Quienes desempeñan puestos de trabajos particularmente emparentados con la innovación (y donde hay que ejercitar no tanto los músculos del cuerpo como aquellos alojados en la cabeza) son particularmente proclives a amancebarse noche tras noche con el “binge-watching” y a verse privados, por ende, de valiosas horas de sueño. Y huérfanos de descanso, quienes así proceden son incapaces de procurar un mínimo de rendimiento a sus empresas.

Si la gente se cuelga del brazo del “detox” para soltar amarras con respecto a los social media, ¿no deberíamos hacer también lo propio para desintoxicarnos de Netflix y otros servicios de vídeo en streaming? Parece que sí. Si está decidido a aplacar al ávido “binge-watcher” que hay cobijado en sus entrañas, le recomendamos prestar mucha atención a los consejos que repasa a continuación ReadWrite:

1. Expulse al televisor de su dormitorio

El dormitorio está pensando para descansar, no para ver encadenados decenas de capítulos de series de televisión. Si no hay televisión, evitará caer en la tentación. No obstante, si hace el vacío al televisor en su dormitorio, debería hacer también lo propio con su smartphone, su tablet y su portátil. Sáquelos de su habitación durante la noche para evitar caer en sus redes.

2. Establezca límites

Ver nuestra serie favorita después de una jornada de trabajo particularmente dura puede resultar altamente reconfortante, siempre y cuando nos comprometamos a desconectar transcurrido un tiempo y nos impongamos, por ejemplo, una hora de toque a fin de no restar horas al sueño y otras actividades.

3. Tenga en cuenta el valor (no siempre elevado) que le procuran sus sesiones de “binge-watching”

¿Después de ver Friends por tercera vez sigue de verdad aprendiendo cosas nuevas? Puede que sí, puede que no. Si siente que un determinado programa no le procura la inspiración o la paz que a priori debería brindarle, no tenga miedo de cortar por lo sano y encomendarse a otro tipo de actividad.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir