Medios

Donald Trump, el detractor de la prensa que ha venido (sin quererlo) a salvarla

Donald Trump, el detractor de la prensa que ha venido (sin quererlo) a salvarlaDonald Trump pasará a la historia como uno de los presidentes de Estados Unidos más polémicos de su democracia. Y eso que su mandato prácticamente acaba de comenzar.

Pero en estos primeros meses hemos podido apreciar un elemento positivo. El caos que parece rodearle desde que presentase su candidatura a la Casa Blanca por el Partido Republicano, ha conseguido poner de relieve la importancia de las compañías de noticias de confianza.

Un camino que parece que está conduciendo a los consumidores hacia un único modelo de negocio basado en los modelos de pago por contenidos. Y no es extrañar si tenemos en cuenta la situación que atraviesa en los últimos tiempos el mundo del periodismo

El sector de los medios está repleto de debates y discusiones sobre las noticias falsas, la falta de credibilidad o su situación económica ante fenómenos como el ad blocking entre otros. Pero son dos factores los que están golpeando con mayor virulencia.

Redes sociales y crisis económica

El primero de ellos es la posición cada vez más dominante de los medios sociales como fuentes de noticias. Las estimaciones apuntan a que alrededor de dos tercios de los estadounidenses se informan a través de las redes sociales.

Una tendencia peligrosa porque estamos hablando de unas plataformas en las que no existen controles por parte de los medios. Esto hace que cualquiera pueda informar sobre algo lo que genera un caldo de cultivo perfecto para las polémicas fake news, o de los contenidos sesgados ideológica o comercialmente.

El segundo de los golpes a los que hacíamos referencia es ya un triste y viejo amigo de los medios de comunicación. Hablamos de las caídas en las ventas de la prensa en papel. Muchos han tenido que echar el cierre o, en el mejor de los casos, reducir drásticamente sus costes operacionales y, por ende, sus posibilidades informativas.

¿Cuál es el papel de Donald Trump?

Tanteado el terreno a través de estos planteamientos retomamos a Donald Trump. Muchos piensan que con el telón de fondo que hemos expuesto, figuras polémicas como el actual presidente de los Estados Unidos harían que estos dos factores golpeasen con mayor fuerza al sector.

Pero no ha sido así. A pesar de que según las encuestas el 45% de los medios americanos siente antipatía ante el presidente, Trump se erige como el salvador (en última instancia) de los medios de comunicación.

Sí, sabemos que este planteamiento puede no tener ni pies ni cabeza. Hablamos de un magnate que ha criticado y rechazado públicamente a la inmensa mayoría de los medios acusándoles de mentir. La explicación de esta teoría la encontramos en las palabras del periodista Mark Ritson.

Según un artículo publicado por este profesional en Marketing Week, Trump y sus polémicas han conseguido que los acontecimientos diarios despierten el interés de la mayoría de los estadounidenses.

Ante hechos de estas características los usuarios quieren contrastar si realmente todo lo que se está diciendo es verdad. Recuerde que casi la mitad de los medios siente aversión por el presidente por lo que quieren seguir, tanto en las versiones digitales como impresas, cómo informan de su día a día.

El involuntario salvador de los medios

El mejor ejemplo lo encontramos en los titulares que han inundado los medios en las últimas semanas. En estos se recogían peligrosas proclamas sobre la relación de Donald Trump y Rusia. Unos titulares tan increíbles que lo único que pueden hacer los estadounidenses es acudir a estos propios medios para confirmarlos.

Los usuarios quieren contenidos de calidad y procedentes de fuentes 100% fiables. Y esto se asegura a través de los modelos de pago por suscripción. Parece que esta es la única vía de futuro de los medios ante la caída libre de la publicidad en el sector impreso y el imparable avance de las redes sociales.

Este parece ser el único mecanismo para huir del tóxico ruido generado.

The Washington Post publicaba la pasada semana un jugosa noticia en exclusiva sobre las relaciones entre Donald Trump y Rusia. Cuando los usuarios intentaban leer la historia completa se les ofrecía una prueba gratuita o la suscripción. Una táctica también seguida por su rival, The New York Times.

En ambos casos la audiencia recibió positivamente la fórmula. En los últimos meses los suscriptores de The New York Times han crecido espectacularmente y el secreto reside en la cobertura crítica y fehaciente de la Administración Trump.

Donald Trump está demostrando ser lo mejor que le ha pasado a la prensa. A pesar de que se erige y no lo oculta como su mayor detractor repitiendo siempre que puede que únicamente son un foco de mentiras.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir