Medios

Donald Trump sigue cargando contra la prensa (y las mujeres, y los hispanos…)

La guerra abierta de Donald Trump contra la prensa comenzó mucho antes de ser elegido presidente de Estados Unidos y, con su toma de posesión e inicio de gobierno no parece que vaya a cesar.

De hecho, en los últimos días, tanto él como su equipo ya han realizado todo tipo de declaraciones y acusaciones apuntando a medios en particular e incluso asegurando que los periodistas "son de las personas más deshonestas del mundo".

Su deseo de controlar el mensaje ha dado lugar a ruedas de prensa sin preguntas, a vetos a medios y periodistas concretos y a hacer de Twitter su canal oficial de comunicación.

Tras la inauguración de su mandato, el Secretario de Prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, salió en defensa de lo publicado en la mayoría de los medios sobre la más bien escasa afluencia de gente al National Mall, sobre todo en comparación con la masiva presencia de ciudadanos en la de Obama.

"Las fotografías de la ceremonia inaugural se hicieron de una manera intencional con el objetivo de "minimizar el enorme apoyo de la audiencia a Trump", aseguraba y añadía que los plásticos protectores en la hierba crearon una "luz defectuosa" haciendo parecer que la audiencia era más pequeña de la real en las imágenes aéreas.

De esta manera quiso el Secretario de Prensa justificar el vacío a pesar de asegurar también que ha sido la inauguración más vista de la historia tanto presencial como a nivel global y que "los intentos de aminorar el entusiasmo del acto son vergonzosos y erróneos".

Pero Spicer también quiso hacer un llamamiento a la responsabilidad de la prensa sobre sus declaraciones, del mismo modo que los medios se lo exigen a Donald Trump.

Por su parte, el magnate también se dirigió a los periodistas durante su reunión con la CIA, el servicio de inteligencia del país al que descalificó en varias ocasiones aunque ahora quiera tenderle la mano.

Así, Trump culpa a la prensa y a la falsedad de las noticias que publica de construir un muro entre él y la CIA.

En las primeras horas de su mandato, el ya presidente ha generado diversas polémicas. Entre ellas, el mensaje que lanzó a los ciudadanos tras las numerosas y reivindicativas marchas de la mujer que se celebraron en diversas ciudades del país, en el que preguntaba por qué esas personas no habían acudido a votar para después suavizar la situación reconociendo el derecho a manifestarse.

Muchos frentes abiertos son los que tiene el presidente de Estados Unidos que a pesar de no haber tomado todavía ninguna decisión con respecto a la nación, ya ha generado rechazo en buena parte de la prensa y de la población.

¿Su última indirecta? Eliminar la versión en español de la web de la Casa Blanca. Un acto con el que ha dejado clara su intención de ignorar al casi 20% de la población de un país al que supuestamente pretende devolver el esplendor del sueño americano. Ahora sí, ha comenzado el show.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir