Medios de comunicación

¿Debe regresar el periodismo a la cultura de la gratuidad?

La editorial alemana G+J "regala" todas sus revistas y sus rivales ponen el grito en el cielo

Que G+J haya decidido liberar todas sus revistas en Alemania durante la cuarentena ha sido objeto de feroces críticas por parte de otros publishers, que creen que su decisión pone en peligro el periodismo.

g+j

Autor de la imagen: Franco Carlesimo

La semana pasada la editorial alemana Gruner + Jahr (G+J) tomaba en su país natal la controvertida decisión de ofrecer suscripciones gratis para todas sus revistas en formato digital durante un periodo de al menos cuatro semanas. Con este gesto G+J apelaba a la solidaridad en tiempos de coronavirus y ponía así en manos de los ciudadanos alemanes un fenomenal repertorio de ocio para hacer frente al confinamiento en casa.

Sin embargo, y pese a lo loable de la iniciativa (a todas luces bien intencionada), lo cierto es que a otros publishers les ha sentado a cuerno quemado que sus colegas de G+J hayan decidido "regalar" su periodismo.

Es, por ejemplo, el caso de la editorial detrás del prestigioso semanario teutón Spiegel. El pasado viernes Steffen Klussmann, redactor jefe de Spiegel, hacía llegar estas palabras a los suscriptores de su medio: "Rara vez el periodismo independiente, confiable e incorruptible ha sido más importante de lo que lo es hoy". En su misiva Klusmann agradecía a los lectores su confianza y "su apoyo mediante la compra o la suscripción". Y recalcaba simultáneamente que el periodismo de primera clase, que no no quiere ser dependiente al 100% de la publicidad, "cuesta dinero y no puede ser gratis".

La editorial germana Bauer tiene también las cosas meridianamente claras. "A diferencia de otros publishers, nosotros no 'regalamos' nuestros medios", explica Heribert Bertram, jefe de ventas de Bauer, en declaraciones a Horizont.

A juicio de Bertram, la decisión de G+J de ofrecer gratis todas sus revistas poco o nada tiene que ver con la solidaridad, puesto que deja inevitablemente en dique seco a los quioscos y a los retailers de alimentación que distribuyen también diarios y revistas en sus puntos de venta.

¿Es el periodismo gratuito verdaderamente solidario?

Discrepa asimismo de la iniciativa de G+J el grupo editorial Funke. "No creemos en la gratuidad de las suscripciones digitales", recalca Andreas Schoo, portavoz de la dirección de Funke. Regalar suscripciones debilita a "los proveedores que tan importantes son en la distribución de nuestros títulos y que no afrontan actualmente momentos precisamente fáciles", dice.

Desde la asociación editorial de publishers BDZV subrayan asimismo que en un momento en que la inversión publicitaria se está desplomando como consecuencia del coronavirus las suscripciones y las ventas en los puntos de venta físicos son actualmente la principal fuente de ingresos para los editores. "No debemos poner en peligro esta fuente de ingresos resucitando la cultura de la gratuidad", advierte una portavoz de BDZV.

También Mathias Döpfner, CEO de Axel Springer, cree que el regreso a la cultura de la gratuidad en la red es peligrosa y amenaza muchos puestos de trabajo. "No deberíamos cometer el mismo error por segunda vez", enfatiza.

De todos modos, y pese a las fuertes críticas que han tenido a bien propinarle sus rivales, G+J sigue adelante con su campaña, aunque trabaja ya en una segunda iniciativa para agradecer a todos aquellos que hacen posible que los diarios y las revistas estén hoy disponibles en todo el territorio alemán (previo pago, eso sí).

En España publicaciones como Vogue, Vanity Fair, Elle, Cosmopolitan, Forbes o Muy Interesante han seguido la senda de G+J en Alemania y han liberado también sus números más recientes para hacer la cuarentena más llevadera a sus lectores.

Te recomendamos

FOA 2020

DMEXCO

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir