líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Medios de comunicación

¿Cuál es el papel de las marcas en un futuro sin televisión?

El futuro de la televisión no pasa por verla, sino por vivirla

Javier Faus, communication planning director de Zenith y Maika Castillo, client services director de Zenith, han abordado las claves de la nueva era audiovisual en Aedemo TV 2019.

television

¿Podemos los espectadores vivir sin televisión? Con esta pregunta como punto de partida se ha abierto la tercera jornada de Aedemo TV 2019 en la que, de la mano de Javier Faus, communication planning director de Zenith y Maika Castillo, client services director de Zenith, se ha ahondado en las claves de la nueva era audiovisual.

Y es que, en el futuro más cercano, la televisión está destinada a morir tal y como la conocemos. “La tele ya no se verá la tele, se vivirá”, afirma Faus.

Esto supondrá una evolución de los tres ejes del mundo audiovisual: contenido, tecnología y comportamiento.

“Vivir la televisión significa que los nuevos players nos van a ayudar a disfrutar mucho más de nuestras pasiones y la tecnología es clave porque permite disfrutar de ellas de una manera más inmersiva y el consumidor va a tener mucha más libertad no solo en el contenido, sino también en el cuándo, el cómo y el con quién”, explica Castillo.

Así, el entorno de los contenidos estará marcado por una pelea constante por ofrecer al usuario lo que quiere.

“A día de hoy no podemos asegurar quién emitirá el próximo mundial, puede ser un agente tradicional, pero también pueden hacerlo los nuevos players como Amazon o Facebook. Hace solo unos años Amazon era un e-commerce y ahora es un gran productor de contenidos”, comenta castillo.

Pero este escenario también supone todo un reto para el consumidor. “Cada vez va a ser más difícil saber dónde están sus contenidos favoritos. Nos va a obligar a estar pendientes de dónde están esos contenidos”, añade.

Asimismo, la tecnología y la disponibilidad de contenidos, obliga a los agentes del mercado a ser más selectivos porque “por mucho que queramos no tenemos tiempo para consumirlos todos. Esto obligará a las productoras a curar los contenidos, no solo en temáticas sino también en formato o duración”.

Pero además de consumir, el consumidor demanda ser parte de este contenido a través de experiencias inmersivas en los programas que se convierten casi en juegos.

En este sentido, el papel de la tecnología es clave para amplificar sensaciones y crear contenidos envolventes gracias a tecnologías como la realidad aumentada y la virtual que permiten la interacción de los usuarios y la existencia de entornos distintos a los de ahora en los que poder navegar y compartir con otras personas, incluso en la distancia, esos contenidos.

Junto a ello, afirman los ponentes, vamos a tener la sensación de que el contenido nos sigue y “las pantallas del hogar van a hablar el mismo idioma”.

Con respecto a cómo cambiara el comportamiento del consumidor, “van a existir diferentes comportamientos en cada contenido incluso entre cada individuo”, señala Castillo. “La misma persona puede estar haciendo binge watching y al mismo tiempo snack watching en otros contenidos. Hay programas que están aprovechando ya estas tendencias para aprovechar sus ventajas para llegar a una mayor audiencia”.

Los usuarios tenderán, además a dejarse sorprender por dispositivos como los altavoces inteligentes y los asistentes de voz y podrán decidir con quién compartir las experiencias a través de avatares con los que conectar con gente diferente para ver programas e intercambiar comentarios.

Finalmente, este nuevo entorno obliga a las marcas a reflexionar sobre cuál es el papel que deben adquirir.

“A largo plazo las marcas se vana a tener que enfrentar a un mundo publicitario que, en principio, los usuarios rechazan. Tenemos que pensar cómo darles a las personas más pasión, disfrute y libertad”, concluye Faus.

Sixt demuestra una vez más por qué es una de las marcas que mejor entiende la publicidadAnteriorSigueinteNestlé aumenta sus beneficios en 2018 un 41,6% respecto al año anterior

Noticias recomendadas