Medios

El Gobierno acaba con la interactividad y el HD para TVE mientras las privadas se oponen a los recortes

El conflicto sobre la TDT no cesa. El Ministerio de Industria ha propuesto una solución final para el dividendo digital que ni gusta ni beneficia a nadie y a la que las televisiones privadas se han negado. La última propuesta de negociación del dividendo digital se lanzó el pasado martes y propone dar cinco múltiplex a las seis cadenas privadas (Antena 3, Tele 5, Neox, Nova, Cuatro y La sexta) a compartir, en lugar de las seis que corresponderían por sus respectivas concesiones.

Con la propuesta del Ministerio de compartir cinco múltiplex entre todos les obligaría a dar tres canales a cada uno, 18 en total, por tres múltiplex, lo que supondría rebajar en un 20% la calidad de las emisiones. Además, cada uno deberá dar un canal en HD en un total de seis en dos múltiplex. El problema es que de esta forma deberían aumentar sus inversiones para ofrecer una televisión en HD real, ya que la de ahora es falsa HD. Además, esto dificultaría la integración de interactividad, con la que se podrían monetizar contenidos, según informa Media-tics.

Por otro lado, la llegada de Leopoldo González Echenique a la presidencia de TVE, que se hará efectiva mañana favorecerá, previsiblemente, las intenciones del Gobierno con la televisión pública. El objetivo del Ministerio de Industria sería dejar un múltiplex para sus cinco programas (La 1, La 2, 24 Horas, Clan TV y Teledeporte) y dar su canal HD en un múltiplex técnico temporal. Actualmente, la cadena pública emite La 1, La 2, Clan TV y 24 Horas por un múltiplex, y Teledeporte y HD en pruebas por otro. Con la propuesta de Industria la cadena se vería obligada a bajar su calidad dar por acabada la interactividad y el HD.

El problema de esta propuesta del Ministerio de Industria es que no hay ningún actor en el panorama de las televisiones que se vea beneficiado. De hecho, también las cadenas autonómicas, regionales y locales, que hasta ahora disponían de tres múltiplex, ahora tendrán que arreglárselas con dos. El objetivo inicial era ahorrar 800 millones de euros en el dividendo digital, pero lo cierto es que lo único que se haría con esta decisión es que la industria de contenidos española quede fuera de juego de las soluciones interactivas que ya se están desarrollando en el resto de Europa.

Te recomendamos

A3

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir