líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

El modelo de pago del New York Times, una planificación de años

Durante el año 2009 se sucedieron las reuniones y las conversaciones con consultores para determinar si los lectores estarían dispuestos a pagar por sus contenidos online, dando lugar al mayor cambio estratégico de esta generación para el New York Times, con 159 años de trayectoria a sus espaldas.

Cuando se anunció el plan de suscripción al diario muchos lectores y bloggers aseguraron que se alegraban de poder pagar por sus páginas frecuentes, un entusiasmo al que se sumaron analistas y expertos. En cambio, los más críticos afirmaban que The New York Times estaba fuera de juego en la era digital y que esta idea estaba condenada al fracaso.

Dentro del propio diario se ha producido un debate similar entre ejecutivos y redactores. En medio, la figura de Arthur Sulzberger Jr., director de la compañía y afín a la idea del modelo de pago, y que ha tenido que enfrentarse a varios ejecutivos, sobretodo los responsables de la creación de NYTimes.com, el periódico online más visitado del mundo.

Los riesgos a los que se enfrenta la compañía tampoco son para pasarlos por alto. Por un lado podría poner en peligro su enorme alcance online, además de que nadie es capaz de predecir lo que podría pasar con la publicidad digital, que ya ha llegado a suponer un cuarto del total de ingresos publicitarios de la empresa. Además, teniendo en cuenta la enorme audiencia y la posición histórica del diario, el modelo de pago, que entrará en vigor el 28 de marzo, estará en el punto de mira de todos.

“Por un lado, creo que hay un poco de ansiedad en todo esto. Por otro, creo que el modelo que hemos elegido mitiga el 90% de esta ansiedad”, declaró Martin A. Nisenholtz, vicepresidente senior de operaciones digitales e inicialmente favorable al modelo abierto y gratuito.

Entre 2005 y 2007 The New York Times ya experimentó con un modelo de pago en el que se cobraba por el acceso a las columnas de opinión y a los archivos del diario. Se consiguieron 227.000 suscriptores por 49,95 dólares anuales y se generaron unos 10 millones de dólares, según publica The New York Times. Pero este experimento llevó a los ejecutivos de la empresa a creer que las restricciones a la página constreñían el potencial en cuanto a lectores y publicidad; y es que al finalizar el tráfico de la página se duplicó y ahora cuenta con más de 30 millones de visitantes domésticos únicos cada mes.

El director de noticias de The New York Times, Jill Abramson, afirmó que “creo que nuestro periodismo vale la pena pagarlo. En términos de asegurar nuestro éxito en el futuro, era importante ponerlo a prueba”.

El modelo final permite que los visitantes lean 20 artículos al mes sin ningún cargo y después se les preguntará qué tipo de modelo de suscripción elige: 15 dólares cada cuatro semanas para acceder a la página web y a la aplicación móvil; 20 dólares por acceso web y a la aplicación para iPad; o 35 dólares por acceso a través de cualquier dispositivo.

Pero a pesar de que las pruebas con los consumidores han resultado favorables, todavía hay muchos escépticos hacia este modelo. “De momento, no puedo ver ninguna prueba de un periódico de interés general que tenga éxito con esto”, declaró Alan Rusbridger, editor de The Guardian. “Creo que el periodismo financiero es la excepción que confirma la regla porque la información es de valor y el tiempo es crítico. Si puedo saber algo cinco minutos antes que tú por tener una suscripción al Financial Times o al Wall Street Journal y tú no, eso tiene valor”.

 

Cuando la publicidad remueve las tripas del consumidorAnteriorSigueinteEl cambio en el consumo de medios, uno de los grandes retos de futuro del marketing

Noticias recomendadas