Medios

El periodismo, ¿de padre consentidor a severa "niñera" tras el ataque a "Charlie Hebdo"?

Charlie Hebdo¿Cómo debe ser el periodismo tras el brutal ataque sufrido hacer un par de semanas por el semanario satírico francés Charlie Hebdo? Esta espinosa pregunta se convirtió ayer en la protagonista de un debate celebrado en el marco de la conferencia DLD en el que participaron el periodista francés Bruno Patino, director general de France Télévisions, Jeff Jarvis, director del Centro de Periodismo Emprendedor de la Universidad de Nueva York, Jochen Wegner, redactor deje de la versión online del diario alemán Die Zeit, y Ulrich Reitz, redactor jefe del semanario alemán Focus.

No hay duda de que tras el ataque a Charlie Hebdo, "la historia de Francia ha cambiado para siempre", constató Patino. Y si la historia de Francia ha cambiado, los cambios también se están dejando notar inevitablemente en los medios de comunicación. Por lo pronto, "los disparos del ataque a Charlie Hebdo se escucharon más rápido en Facebook que en las modernas redacciones digitales", aseguró el periodista galo. El reporterismo en tiempo real se ha afianzado muchísimo después de este suceso, recalcó.

Eso sí, el afán por informar en tiempo real de los hechos no debe hacer olvidar a los periodistas que son los responsables últimos de las informaciones proporcionadas al público. “No siempre podemos mostrar todo”, recalcó Patino en referencia a las polémicas imágenes del policía herido rematado por los terroristas en plena calle.

Aun así, Patino tiene una cosa clara. “Si alguien amenaza la libertad de expresión, hay que publicar”, señaló.

El bloguero y profesor de periodismo Jeff Jarvis criticó, por su parte, la cobardía de muchos medios estadounidenses, entre ellos el prestigioso The New York Times, a la hora de reproducir las caricaturas de Charlie Hebdo. “Lo que está en juego al fin y al cabo es la libertad de expresión”, destaca. “Por eso espero que seamos valientes”, añadió. Esconderse no puede ser nunca una alternativa para los medios. “Debemos confiar en que el público puede forjar por sí mismo sus propias opiniones. Los periodistas no somos sus niñeras”, apostilló Jarvis.

Ulrich Reitz, redactor jefe del semanario alemán Focus, intentó distanciarse cautelosamente de las opiniones de sus compañeros de debate e hizo hincapié en la necesidad del periodismo de distanciarse de los hechos para analizarlos de manera lo más objetiva posible. “Nuestra labor es la descripción, no la manifestación de opiniones”, afirmó.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir