Medios

El periodismo se mueve entre el amor y el odio a las redes sociales

El periodismo se mueve entre el amor y el odio a las redes socialesLa fuerza de las redes sociales es absolutamente arrolladora y poco queda ya fuera de su ámbito de influencia. El periodismo tampoco ha sido capaz de resistir su poderoso influjo y apuesta cada vez más por los nuevos medios sociales. Tanto es así que su empleo se ha convertido en algo obligatorio en algunas redacciones, informa Süddeutsche Zeitung.

Alan Rusbridger, redactor jefe del diario británico The Guardian, declaraba recientemente que obligaría a todos sus subordinados a abrir cuentas personales en Twitter y en Facebook. “Muy probablemente, y como consecuencia de esta medida, asistiremos algún día a un desastre en la redacción. Alguno de nuestros redactores no tardará en escribir allí algo que no debería haber escrito. De todos modos, creo que Twitter puede ser muy útil para los periodistas. Esta red social les permite plantear temas que no justifican un artículo completo y recomendar a los lectores textos de la competencia”, apunta Rusbridger, cuyas irónicas palabras resumen el entusiasmo y la zozobra que a partes iguales provocan las redes sociales entre los periodistas.

Ante la decisión de implantar de manera obligatoria las redes sociales en las redacciones, los periodistas reaccionan con posiciones encontradas. Los más críticos aducen que en Facebook o Twitter la frontera entre lo profesional y lo privado se diluye, lo cual puede resultar peligroso, y que los medios sociales no son una fuente de información periodística fiable.

La corriente periodística más favorable a la implementación de las redes sociales en la redacción apunta que éstas promueven el diálogo con los lectores y que este diálogo resulta enormemente enriquecedor para los redactores.

El problema reside quizá en que muchos periodistas no saben cómo encauzar adecuadamente la interacción con el lector. Es decir, existe en este sentido un importante déficit de formación y las escuelas de periodismo deberían cubrirlo mediante la renovación de sus programas académicos.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir