Medios

Las emisoras de radio pública estadounidenses se preparan ante los recortes de Trump

Las emisoras de radio pública estadounidenses se preparan ante los recortes de TrumpEl presidente de los Estados Unidos Donald Trump continúa levantando la polémica con sus medidas para hacer de América esa gran nación que tanto añora. Hace unos días conocíamos la noticia de que Trump quiere eliminar los fondos destinados para la Corporación de Radiodifusión Pública.

Una propuesta que se traduce en la supresión del presupuesto que se destina para la televisión (PBS) y radio (NPR) públicas estadounidenses. Estas no piensan quedarse de brazos cruzados ante la batalla iniciada por la Administración Trump. Y no es para menos.

Hablamos de la potencial eliminación de alrededor de 445 millones de dólares. Tal y como ha informado la presidenta de la Corporación, Patricia Harrison, esta decisión podría causar “el colapso del sistema de los medios públicos”.

Un hecho que podría resultar devastador para los afiliados presentes en los mercados más pequeños y que poseen unos presupuestos reducidos. Los grandes organismos estarían bien equipados y contaría con recursos suficientes para sobrevivir a estos recortes puesto que reciben un porcentaje muy pequeño de esas ayudas.

Son los afiliados más pequeños los que dependen de la generosidad del Congreso de Estados Unidos. En algunos casos, según informan desde The New York Times, hablamos de que las ayudas estatales representan hasta el 35% de los presupuestos. Son muchos los profesionales que reconocen que la radiodifusión pública siempre ha vivido al límite pero ahora se podría traspasar una peligrosa barrera.

La Corporation for Public Broadcasting da soporte a cerca 1.500 estaciones que realizan programas relacionados con las artes, la educación y el ámbito periodístico. Jay H. Pearce, director ejecutivo de WVIK-FM en Rock Island (Illinois), es uno de los profesionales del sector afectado que ha mostrado su preocupación.

En su caso, la ayuda estatal representa alrededor del 15% del presupuesto de la emisora. Aunque podamos pensar que se trata de un porcentaje poco elevado, cabe señalar que cuentan con serias dificultades para conseguir otras fuentes de financiación.

Y lo más preocupante es que no estamos ante un caso aislado. Esta es la tónica del grueso de las emisoras de radio del entorno rural o alejado de las grandes metrópolis de Estados Unidos.

Una preocupante situación a la que sumamos que, de cumplirse las propuestas de Trump, estas emisoras tendrían que competir entre sí para hacerse con las contribuciones de carácter privado.

Pearce cree que el problema es a largo plazo. En su opinión, muchas emisoras podrían encontrar el dinero sin muchas dificultades este año pero, ¿qué pasará al siguiente?

Los ejecutivos de la radiodifusión pública sospechaban desde principios de año cuando comenzaron a circular los rumores sobre los posibles recortes. Su principal tema de conversación pasa por el coste que cada ciudadano debería reportar de forma anual para el sustento de programas de interés público. Hablamos de 1,35 dólares por persona.

Lo que está claro es que Trump ha puesto patas arriba la televisión y la radio públicas de Estados Unidos. Una decisión que se ha encontrado con un gran rechazo. Y más si tenemos en cuenta que tiene intenciones de aumentar el gasto en defensa en 54.000 millones de dólares.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir