líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La época de vacas gordas del

Medios de comunicaciónFotograma de la serie de Netflix Emily en París

La era de la opulencia en el "streaming" toca a su fin

La época de vacas gordas del "streaming" llega a su fin: sus cifras son cada vez más magras

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

La industria del "streaming" se ha visto obligada echar el freno y a esforzarse por buscar la rentabilidad en lugar de derrochar el dinero alegremente.

Fue durante años un potentísimo imán atrayendo inversiones multimillonarias, pero el negocio del «streaming», otrora acostumbrado a tirar la casa por la ventana, se dispone a apretarse el cinturón. Y es que el fin de la pandemia (y también del «boom» del streaming que esta propició), junto con los prolegómenos de lo que podría acabar trocándose de una recesión económica de dimensiones planetarias, ha forzado a la industria audiovisual a echar el freno y a esforzarse por buscar la rentabilidad en lugar de derrochar el dinero alegremente.

Que el «streaming» no atraviesa efectivamente por su mejor momento es también más que patente en España, convertido hace unos años en una suerte de «oasis audiovisual». Fuentes del ramo audiovisual patrio consultadas por El Mundo dan fe de hay un «parón» en lo que a proyectos se refiere en un sector que antes de se ufanaba de ser terriblemente hiperactivo.

También Bob Iger, que hace poco volvía a retomar la dirección de Disney, instaba recientemente a sus empleados a no enfocarse tanto a las campañas enfocadas a perseguir las suscripciones como a buscar la rentabilidad en el servicio de «streaming» de la empresa de Mickey Mouse. No en vano, el área de televisión por suscripciones de Disney arrojó en el último trimestre unas pérdidas de 1.474 millones de dólares.

Por su parte, Netflix, que porta aún la corona del rey del «streaming», ha pisado también el freno y, aunque sigue generando beneficios (1.398 millones de dólares en el último trimestre), estos crecen a un ritmo mucho menos acelerado que antes. Además, la empresa de Los Gatos, que abjuró siempre de la publicidad, ha acabado abriendo la puerta a los anuncios en sus dominios con un nuevo plan más económico con pausas publicitarias con el que pretende ganar nuevos suscriptores.

El negocio del «streaming»: del derroche al ahorro

Peor pintan las cosas para WarnerBros-Discovery, que tras bregar con pérdidas de varios miles de millones de dólares en los últimos meses, relanzará en Estados Unidos la plataforma combinada HBO Max-Discovery. El gigante estadounidense del entretenimiento se ha desprendido incluso de una de sus series más emblemáticas, Westworld, para vender los derechos a terceros y así llenar al menos sus magras arcas. Y en el segundo semestre del año HBO Max detenía además la producción original en Países Nórdicos, Europa Central, Holanda y Turquía, para mantener única y exclusivamente la producción de contenidos originales en Francia y España dentro del continente europeo.

Ajenos a bote pronto a las dificultades del negocio del «streaming» son Amazon Prime Video y Apple TV+, cuyas matrices están volcadas en negocios completamente diferentes a la industria audiovisual (que es una mera ramificación en sus respectivos emporios).

Las cosas no pintan definitivamente bien en el mercado del «streaming» y el lanzamiento y la posterior retirada de Lionsgate+ ha sido quizás el punto de inflexión para un sector que creció probablemente por encima de sus posibilidades. Apenas un mes después de ver la luz, Lionsgate+, un nuevo «player» en el ya competido mercado del «streaming», anunció su retirada de Francia, Alemania, Italia, Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Países Nórdicos, Japón y España.

En términos generales en la nueva (y más modesta) era a la que parece abocada el «streaming» se están filmando series más cortas (de seis episodios en lugar de ocho) y también hasta un 20% más económicas. Además, las plataformas de vídeo en «streaming», antes obsesionadas con la cantidad, están virando hacia la calidad.

 

Este es el palmarés de campañas galardonadas en White Square Festival 2022AnteriorSigueinteBudweiser anuncia la nueva edición de Hot Spot, con Kidd Keo, Israel B, Sara Socas y Dollar Selmouni

Contenido patrocinado