Medios

Espejito, espejito... 'The New York Times' busca salvarse de la crisis mirándose en el "reflejo digital"

Espejito, espejito... 'The New York Times' busca salvarse de la crisis mirándose en el "reflejo digital"“Se dará cuenta de que tenemos un montón de electrónica alrededor” dice Alexis Lloyd dentro del laboratorio creativo tecnológico de I + D de The New York Times. Caminando hacia el escritorio de Lloyd, donde está trabajando con un indescifrable código en la pantalla, explica que algunos de sus compañeros de trabajo han cambiado sus sillas por esferas de goma para evitar el dolor de espalda durante las largas sesiones de codificación. En lo alto de unas mesas pueden verse dos ratones desmontados al lado de un Kindle roto y una maraña de cables y baterías. Bancos de trabajo y soldadores coexisten con monitores de pantalla plana.

Desde el momento en el que bajas del ascensor en el piso 18 del edificio del Times, con sus vistas panorámicas sobre el centro de Manhattan, está claro que no es el The New York Times tradicional.

Con la sala de prensa ubicada 24 pisos más abajo, los siete años de antigüedad del laboratorio de I + D actúan como una plataforma de inicio tecnológica dentro del New York Times, una sede con 161 años de edad y periódico de referencia con estilo propio. Con 20 empleados, en este laboratorio conviven inteligentes expertos tecnológicos, programadores, diseñadores y cerebros de negocios que se encargan de desarrollar innovaciones tecnológicas y nuevos modelos de negocio para ayudar a capear un futuro incierto tras cinco años consecutivos de caídas de los ingresos y unas pérdidas netas por un total de más de 300 millones de dólares en siete años.

Al otro lado del piso cuelga de la pared un espejo con borde blanco que cuando reconoce un rostro familiar comienza a arrojar titulares del Times personalizados. Cuando el experto tecnológico Brian House se sitúa frente al espejo, el texto enriquecido y las fotos se desplazan a través de la superficie iluminada. “Si encuentras algo que te gusta, tan sólo tienes que tocarlo con el teléfono y éste se lo llevará” dice House, que hace exactamente eso. Un sonido robótico de celebración confirma que el artículo ahora está en el teléfono del usuario.

Apodado Reveal, el espejo es un ejemplo de un futuro prototipo de laboratorio. Últimamente sin embargo el enfoque del laboratorio parece haber cambiado desde instalaciones futuristas hacia programas más orientados a la práctica concesión de licencias y la monetización. Pero con sólo dos productos comerciales en la fase de prueba piloto, ¿puede el laboratorio de I + D innovar a una vertiginosa velocidad igual que lo hacen las empresas con el mismo contenido digital que amenazan su existencia?

Además está la cuestión de la financiación. La carga financiera de I + D se documenta en el informe anual de 2011 del Times, que señala que la empresa “puede estar limitada respecto a capacidad de invertir en fondos y recursos en productos digitales”. Estas preocupaciones no se pierden en Michael Zimbalist, vicepresidente de investigación y desarrollo. “No creo que haya nadie trabajando en el negocio de los medios ahora mismo que no esté sintiendo la presión” dijo. “El panorama es muy volátil”.

Los ingresos por publicidad de la empresa han bajado por séptimo trimestre consecutivo, disminuyendo un 7,1% hasta la fecha con 618,1 millones en comparación con el año pasado. Por supuesto, el Times no es el único en esta situación, pues está casi a la par con la disminución del 7,3% de los ingresos por publicidad en los periódicos en general durante el año pasado. Este año parece igualmente sombrío para los editores de gran formato, con unos ingresos estimados por publicidad en periódicos en su nivel más bajo desde que la Asociación de Periódicos de América, el grupo de la industria, comenzó a recopilar datos en 1950.

Aunque son unos años duros, el muro de pago instalado por el Times resultó ser un éxito en 2011, su primer año completo de adopción, consiguiendo más de 592.000 suscriptores digitales.

Las innovaciones del Times incluyen proyectos con nombres como Cascade y Ricochet, programas pilotos con profundas raíces en los medios sociales.

La imagen de Cascade es increíblemente hermosa, con visualizaciones de Twitter en tiempo real. Mostrado en múltiples monitores que cubren las paredes del pasillo que conduce al laboratorio, se trata de un mapa digital similar al del sistema solar, con las interacciones sociales salpicando la pantalla como estrellas. Los periodistas del Times y los primeros clientes como el gigante del software SAP han usado esta tecnología para demostrar cómo viaja una historia viralmente a través de los canales sociales. Los tuits pueden ser rastreados para ver el idioma y la frecuencia de publicación, así como quién está prestando atención a los mismos.

Pero es Ricochet el que parece tener un mayor potencial de comercialización. El programa permite a las marcas comprar espacio publicitario en torno a los artículos pertinentes cuyos mensajes pueden ser luego distribuidos a través de una URL única.

En 2011, el bloguero y empresario Anil Dash generó ruido después de instar a los medios tradicionales a “hackear sus organizaciones”. Las compañías de medios tradicionales podrían prosperar, sugirió Dash, “mediante la redefinición de un mercado en el que exista la intersección entre los medios de comunicación y la tecnología“.

Espejito, espejito... 'The New York Times' busca salvarse de la crisis mirándose en el "reflejo digital"Espejito, espejito... 'The New York Times' busca salvarse de la crisis mirándose en el "reflejo digital"

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir