Medios

La apuesta por el buen periodismo de una filántropa australiana en tiempos de fake news

Esta filántropa australiana dona 100 millones de dólares para impulsar el periodismo de calidad

La galerista y filántropa australiana, Judith Neilson, ha invertido 100 millones de dólares en la creación de un instituto de periodismo basado en la evidencia y la búsqueda de la verdad.

neilsenEn un tiempo de fake news, polarización social y política e información malintencionada por todos los rincones de internet, la preocupación de la ciudadanía ha ido en aumento en los últimos años.

En este entorno de incertidumbre el (buen) periodismo se vuelve imprescindible para garantizar la democracia, la verdad y los derechos ciudadanos.

Sin embargo, la vorágine de la red ha engullido también a muchos medios, presos de modelos de negocio excesivamente basados en publicidad, de la tiranía de la rapidez y de la necesidad de obtener la atención de los usuarios al precio que sea.

Todo ello ha contribuido a que la calidad de la información se haya sustituido por noticias irrelevantes pero morbosas, a disminuir recursos materiales y humanos en detrimento del rigor, la veracidad y la profundidad de las informaciones.

Esta encrucijada en la que se encuentran la mayoría de los medios de comunicación es compleja de resolver, pero hay quien ha querido aportar su granito de arena para velar por el periodismo de calidad.

Es el caso de Judith Neilson, una galerista y filántropa australiana que ha invertido 100 millones de dólares en apoyar el periodismo basado en la evidencia y la búsqueda de la verdad.

“Los ríos de oro que emanaban de los ingresos publicitarios se han secado y debemos encontrar nuevas formas de monetización en el periodismo”, cuenta Neilson en el medio australiano The Sydney Morning Herald. 

Se trata de un instituto, el "Judith Neilson Institute for Journalism & Ideas", con base en Sidney que busca impulsar el periodismo de calidad a través de la educación, la concesión de becas y la celebración de eventos en torno a los retos de la profesión.

“La plaza pública ha sido transformada rápidamente. Los debates se llevan a cabo en “cámaras de eco” en las que no hay espacio para puntos de vista alternativos o para debates racionales o calmados. Cualquiera con una cuenta de Twitter puede descarrilar un debate sensible. El concepto de verdad se encuentra en constante desafío”, cuenta Neilson.

Por ello, para garantizar la independencia del instituto, la filántropa se quedará al margen de su dirección que confiará a un grupo de periodistas, expertos y educadores de reconocida experiencia.

“Espero que este instituto que estoy estableciendo pueda hacer algo para revertir esta tendencia. Será un foro de ideas independiente, abierto a todos los que quieran afrontar el reto del periodismo contemporáneo con buena voluntad”, concluye.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir