líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Estar permanentemente informados hace que la recuperación económica sea más lenta

Hoy en día, conocemos los movimientos en materia de economía de los mercados, los estados y las empresas al segundo, gracias a la permanente conexión de los actores intervinientes entre ellos y a las fuentes de información. La velocidad de transmisión de estos datos, a menudo comunicados mediante una filtración, o que son simples rumores o declaraciones off the record, motiva que la reflexión y la crítica se dejen de lado, y en su lugar se impongan las reacciones irreflexivas, exageradas y apresuradas a cada novedad, con un componente añadido de emociones irracionales.

Un ejemplo es la filtración de correos de empleados de Apple, que informaban de un retraso en la salida del iPhone4. La información apareció publicada en un blog, todos los medios se hicieron eco, y las acciones de la compañía se hundieron en Bolsa, pese a que todo ello no era más que una falsedad.

Este tipo de movimientos aumenta la volatilidad de los mercados y ralentiza la recuperación económica, por lo que alimenta la crisis en forma de “pescadilla que se muerde la cola”. Este efecto directo lo reconoce Nuria Álvarez, analista de Renta 4, en el periódico La Razón, donde señala que «En el momento en que se da a conocer un hecho, las páginas económicas lo recogen, y cuanto menos tarde en difundirse, con más rapidez reaccionan las Bolsas».

Además, en verano, cuando se producen menos operaciones y hay menos noticias, el efecto es mayor ya que se sobredimensionan aquellas que se producen. De hecho, este ha sido el escenario en nuestro país, y de esta forma tan brusca se han comportado las Bolsas. «Aunque en escenarios de pánico la tecnología puede favorecer los movimientos bruscos, no es el origen directo de una situación tan convulsa. La estrechez del mercado en verano puede ser incluso más responsable«, argumenta José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi para España.

Por ello, debemos efectuar un análisis y una reflexión previas a cualquier decisión económica, aconseja en La Razón el psicólogo Antonio Cano para evitar que las personas se dejen llevar por el miedo y la inseguridad tras conocer una información bursátil o financiera.

 

La publicidad contra el alcohol impulsa su consumoAnteriorSigueinteVudu, de Walmart, no deja de crecer en el mercado del vídeo digital

Noticias recomendadas