Medios

Fallece Ben Bradlee, editor del Washington Post que estuvo detrás de la investigación del caso 'Watergate'

Bradlee PostEl martes murió en su casa Benjamin C. Bradlee a la edad de 93 años, quien antaño fuera editor del Washington Post cuando se destapó el mayor escándalo político de la historia de Estados Unidos, el "Watergate", que en 1974 provocó la renuncia del entonces presidente Richard Nixon. Para muchos, su cometido durante estos años ocasionó la transformación del periódico convirtiéndolo en un medio líder del país.

Tras dimitir como editor ejecutivo en 1991, Bradlee continuó yendo a trabajar casi a diario como vicepresidente del Post. Su exuberancia, su contundente discurso y su pasión por la noticias lo mantuvieron en el ojo público hasta sus 80 años.

Educado en Harvard, siempre lucía impecable con trajes a medida y se movía fácilmente en la sociedad de Washington. Mientras trabajaba en la revista Newsweek, se convirtió en el hombre de confianza de John F. Kennedy durante la campaña presidencial de 1960 -por la que el joven senador de Massachusetts acabaría convirtiéndose en presidente-.

Poco después, colaboró en la venta de Newsweek al Washington Post y se convirtió en jefe del magazine semanal. En 1965, se trasladó al Post para convertirse en jefe de redacción, y en 1968, llegó a editor ejecutivo. Nunca dejó de dar las gracias a la propietaria mayoritaria del periódico, Katherine Graham, por otorgarle la oportunidad "de hacer aquello para lo que sentía que había venido a la tierra", escribió en sus memorias de 1995 "Una buena vida”.

Pero nada demostró más su determinación periodística que sus decisiones durante la investigación del Watergate entre 1972 y 1974 y, antes, en lo referido a la publicación de los papeles del Pentágono, una historia que confirmó cómo el gobierno de Estados Unidos engañó a la ciudadanía y al congreso en la guerra de Vietnam y que cambió permanentemente "la ética del trabajo", tal y como escribió Bradlee en sus memorias.

En el caso "Watergate", los periodistas Bob Woodward y Carl Bernstein, con el apoyo del Bradlee, comienzan a trabajar en junio de 1972 en una serie de historias que trazaban los delitos de Nixon en la Casa Blanca. En la película "Todos los hombres del presidente" (1976), película ganadora del Oscar sobre la versión del libro de Woodward y Bernstein, Jason Robards interpreta a Bradlee como un tenaz editor, que empujó y retó a sus reporteros y finalmente respaldaó su trabajo. El film mostró cómo Bradlee decidió confiar en el Woodward y su fuente anónima (Garganta Profunda), a pesar de que no conoció su identidad hasta después de la renuncia de Nixon. Junto con Woodward y Bernstein, Bradlee guardó entonces el secreto durante tres décadas, hasta que W. Mark Felt, un ex oficial de la Oficina Federal de Investigaciones, reveló a la revista Vanity Fair en 2005 que él era Garganta Profunda.

Durante el mandato de Bradlee, el Washington Post ganó 18 premios Pulitzer, aunque hay una mancha negra en su trayectoria: tuvo que devolver uno de los premios, adjudicado a Janet Cooke en 1981, después de que ésta confesara que había inventado su historia. Bradlee ofreció su renuncia, pero Donald E. Graham, que sucedió a su madre como editora, rechazó su propuesta.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir