líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Medios de comunicación

"Han caído otros (diarios) y, desgraciadamente, caerán más", Jaime Roures (Mediapro)

Jaume Roures, presidente de Mediapro y accionista mayoritario del diario Público, cuyo cierre se anunció el pasado viernes, habló desde Los Ángeles sobre el cierre del periódico en términos bastante pesimistas: «Han caído otros y, desgraciadamente, caerán más».

El productor y empresario, que se encontraba en un hotel de Beverly Hills tras una rueda de prensa que trató sobre las cuatro candidaturas al Óscar de Midnight in Paris, que produjo Mediapro, explicó que “el calendario no lo fijamos nosotros, ni el del Óscar ni el de la crisis”. “No es el mejor momento, pero yo estoy trabajando aquí, haciendo otra cosa. No estoy de fiestas. Esto estaba en el calendario y cuando presentamos el concurso (de acreedores) sabíamos que los plazos eran cortos”, aseguró Roures acerca del cierre de Público, según ha recogido El Periódico.

Y es que para Roures el cierre del rotativo supone el cierre de “un proyecto personal”. “Estoy muy jodido. En estos años hemos hecho grandes esfuerzos que han fructificado en un periódico que ha funcionado, pero no creíamos que viniera esta crisis, que va a continuar muchos años”, añadió. Una crisis que se asienta sobre tres bases, según Roures: la crisis económica, la crisis del papel frente al medio digital y la crisis de la política de izquierdas española.

De hecho, para Roures la evolución tecnológica ha tenido mucho que ver con la caída de Público. “No esperábamos que se comiera al papel tan rápidamente. Si hoy nos planteásemos sacar un periódico con millones de iPads en el mercado, no lo haríamos. Pero hace años no sabíamos que iba a ser así. La gente se vuelca en lo digital y quizá no profundiza en la forma que busca el periodismo”.

Los supervivientes y el futuro de los diarios
Como afirmaba Roures, y como indican todos los estudios al respecto, la prensa escrita tal y como la hemos conocido hasta ahora parece estar al borde del precipicio. Los diarios han perdido un 8% de los ingresos en 2011, casi mil millones de euros si se comparan con las cifras de 2007. Además, la publicidad ha caído un 13% y los ingresos de difusión otro 6%. Mientras, los ingresos digitales, que se sitúan en 125 millones de euros, no parecen compensar la caída de la publicidad convencional, y con unos beneficios operativos totales de 42,8 millones de euros, casi la mitad que en 2010 y muy lejos de los 327 millones de 2007, según ha publicado Periodistas21, cabe preguntarse cuántos diarios serán capaces de sobrevivir al año que acaba de empezar.

Los periódicos que no sean capaces de reinventarse en el mercado digital van a terminar por desaparecer del mercado, tarde o temprano. Mientras la audiencia tradicional se ha reducido a un tercio de la población, unos 14 millones de personas, el público digital, aunque menor, sigue creciendo: 10,7 millones de personas y 21,6 millones de usuarios únicos según los datos de comScore. El problema es que las iniciativas digitales de nuestro país (Orbyt, Kiosko o Más) se quedan cortas cuando se comparan con los modelos online que han creado grandes diarios internacionales como The New York Times, The Wall Street Journal, The Times o el Financial Times.

El problema está en plantear ese nuevo modelo de negocio. La información se mantiene como un producto premium, tanto en costes como en demanda, pero la audiencia sólo está dispuesta a pagar precios bajos por ella y la mayoría está conforme con acceder exclusivamente a la información gratuita. Al mismo tiempo, los nuevos soportes, que se perfilan como la gran esperanza de los medios de comunicación, pero que obligan a los medios a elegir entre los distintos ecosistemas (Apple, Android, Windows) que tendrán claros efectos sobre la audiencia y la distribución.

La reinvención de los medios tradicionales está ligada, inevitablemente, a los recortes de personal y la reducción de las plantillas, una situación favorecida por las nuevas normativas laborales. Por otro lado, el nuevo modelo que se plantee, aunque mantendrá la doble venta tradicional (contenidos y publicidad), deberá sumar otras fuentes de ingresos como el e-commerce. Social, local, móvil, bajos ingresos desde las platagormas de pago y redacciones pequeñas y distribuidas, descentralizadas y abiertas en las que los periodistas sean nodos de la red social con sus marcas personales son otras de las transformaciones que están por llegar.

¿El final de la prensa o sólo su evolución?

Las claves sobre el futuro del mobile, para no perder el hilo en el MWC 2012AnteriorSigueinteGoogle ya ha pedido las licencias para ofrecer un servicio de televisión de pago en EEUU

Noticias recomendadas