Medios

Operación Triunfo y Telepizza reabren el debate de la publicidad en TVE

Hecha la ley, ¿hecha la trampa?: TVE, publicidad y el ecosistema transmedia

Hecha la ley, ¿hecha la trampa?: TVE, publicidad y el ecosistema transmediaDesde el 1 de enero de 2010 TVE no puede emitir publicidad. El Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero anunciaba en 2009 el inicio del proceso para suprimir la publicidad del ente público.

Una decisión que se tradujo en la liberación de casi 500 millones de euros en publicidad que han ido a parar en su mayoría a las arcas de las televisiones privadas. Motivo por el que estas están obligadas a financiar RTVE con el 3% de sus ingresos anuales.

La Ley de Financiación de la Corporación de RTVE permite “los patrocinios y el intercambio publicitario de eventos deportivos y culturales, que se enmarquen dentro de la misión de servicio público de la Corporación, sin valor comercial y siempre que tengan este sistema como única posibilidad de difusión y producción”.

La legislación determina de forma clara la prohibición de cualquier tipo de publicidad en el ente público. Desde que entrase en vigor la nueva Ley de Financiación de RTVE hemos sido testigos de algunos casos en los que la “publicidad” ha vuelto momentáneamente a la cadena pública.

El caso de Operación Triunfo

El último ejemplo lo encontramos en el programa revelación de TVE: Operación Triunfo. El pasado sábado 9 de diciembre Telepizza se coló en la Academia más famosa de España. Los concursantes pudieron disfrutar de unas pizzas cortesía de la marca cuyos repartidores y logo pudieron verse perfectamente. Algo que no ha gustado.

Hecha la ley, ¿hecha la trampa?: TVE, publicidad y el ecosistema transmedia

La Ley es clara. La publicidad en TVE puede aparecer únicamente bajo patrocinio cultural sin ningún tipo de valor comercial. El mejor ejemplo lo encontramos en otro de los programas estrella de la cadena pública: MasterChef (aunque no ha estado exento de problemas).

El formato culinario, tanto en su versión de anónimos como de famosos, cuenta con la presencia de El Corte Inglés y Bosch. Ambas prestan sus productos a cambio de menciones. Pero no es el caso de Telepizza y Operación Triunfo. Aquí entra en juego el ecosistema transmedia.

¿Qué consecuencias puede tener para TVE?

Lo cierto es que la aparición de los repartidores de Telepizza y su logo no ha sido emitida en televisión. Este pudo ser visto a través del canal 24 horas de Operación Triunfo en YouTube.

La estrategia seguida por Operación Triunfo, tal y como explica en La Vanguardia el director del Máster en Gestión y Creación de Contenidos Audiovisuales de la UPF Barcelona School of Management, Manel Jiménez, es bastante astuta.

La Ley sobre la que se basa la regulación de la publicidad en el ente público únicamente hace referencia al medio televisivo. Nada dice del resto de redes como es el caso de YouTube.

Entre el patrocinio cultural y la publicidad

La línea que separa la publicidad con fines comerciales de los patrocinios culturales que sí puede emitir RTVE es bastante delgada. Y el ente público la ha cruzado en más de una ocasión.

En marzo de 2016 la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) detecten los programas MasterChef y MasterChef Junior “comunicaciones comerciales con fines publicitarios”.

“Nuestros visitantes están a punto de conocer uno de los parques temáticos más visitados de España: Port Aventura. Situado en plena Costa Dorada, cuenta con algunas de las atracciones más extraordinarias del viejo continente (…). Aquí vivirán una de las experiencias más asombrosas de sus vidas…”.

Con estas palabras se presentaba uno de los programas de MasterChef que tenía lugar en el mencionado parque temático. Unas palabras que se acompañaban con imágenes de sus atracciones consideradas muy sugestivas. El conjunto se traducía, en palabras de la CNMC, en “un propósito publicitario por parte del operador”.

Poco más de un año después la CNMC sancionaba a RTVE con una multa de 222.600 euros por emitir en La 1, La 2, Canal 24 Horas, Clan y Teledeporte, tres campañas publicitarias para publicitar productos infantiles.

“Los productos son de uso infantil a los que se les añadía el nombre Clan, aunque no se ha apreciado una asociación directa o una vinculación o identificación con ningún programa concreto del que puedan derivar y, por tanto, no estarían incluidos en las excepciones publicitarias que permite la normativa de financiación de RTVE”, explicaba la CNMC al respecto.

Sin olvidarnos de la multa de 219.342 euros por emitir en La 1 una comunicación comercial encubierta de la marca Bodegas González Byass y de sus productos en el programa MasterChef, emitido el día 18 de mayo de 2016 (reemitido el 21 de mayo de 2016).

Hecha la ley, ¿hecha la trampa?: TVE, publicidad y el ecosistema transmedia

El sistema de financiación no funciona

La vuelta de la publicidad a TVE es un debate que está activo desde el mismo momento en el que fue suprimida.

La cadena pública suma pérdidas desde la supresión en 2010 de la publicidad. Concretamente 475 millones de euros entre 2010 y 2015.

El principal problema al que se ha enfrentado RTVE en este sentido ha sido la progresiva reducción de las partidas de ingresos de 1.200 millones de euros que se comprometieron en 2010.

RTVE recortó 200 millones de euros mientras que las operadoras han retrasado los pagos correspondientes afectando a las cuentas de la Corporación. Los ajustes se han traducido en una pérdida de competitividad y reducción de su parrilla.

Desde el año 2010 La 1 ha perdido más de seis puntos de cuota de pantalla. Tal y como señalan desde El Español, Teledeporte y el Canal 24 horas se mantienen en el 0,9% y 0,8% respectivamente.

Sobre la posible vuelta de la publicidad al ente público las opiniones son dispares. Desde la Asociación Española de Televisiones Privadas y Digitales Terrestres consideran que una televisión pública con publicidad se traduciría en equidad en un mercado monopolizado por Mediaset España y Atresmedia.

Desde el lado de los grupos privados el interés es mínimo. Consideran que los dos sistemas son incompatibles y exigen que, ante una futurible vuelta de la publicidad a la RTVE debería eliminarse la citada tasa del 3%.

Lo que está claro es que el modelo vigente no termina de funcionar. El Congreso de los Diputados deberá elaborar un nuevo Mandato Marco junto con entidades de anunciantes, sindicatos y otros colectivos para avanzar hacia una remodelación.

En caso de aprobarse estaríamos asistiendo al regreso paulatino de la publicidad al ente público. El planteamiento que se contempla parte de un presupuesto mínimo de 1.200 millones de euros. El 60% procedería del Estado mientras que el 40% restante llegaría de las manos de los anunciantes. Eso sí, con limitaciones.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir