líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

INICIATIVAS CIUDADANAS CONTRA LA DESAPARICIÓN DE LA PRENSA

Redacción

Escrito por Redacción

Este diario no tendría publicidad ni se ocuparía de temas sensacionalistas. Si desapareciese el único diario local de pago de la ciudad estadounidense de San Francisco, el San Francisco Chronicle, quedarían dos diarios en esta ciudad: el diario gratuito The Examiner y el diario independiente The Public Press.

The Public Press es un portal de información local sin ánimo de lucro en el que periodistas locales escriben artículos como voluntarios. El plan de su redactor jefe, el profesor de calidad en periodismo de la Universidad de San José, Michael Stoll, es lanzar una edición impresa de esta publicación.

San Francisco Chronicle, perteneciente al grupo Hearst, es el segundo periódico de la costa oeste de Estados Unidos, por detrás del L.A. Times y el duodécimo periódico de Estados Unidos. Pero en 2008, el diario ha perdido 50 millones de dólares en 2008, según Hearst. Hearst ha declarado que, si el diario no consigue salir de esta racha negativa, tendrá que encontrar un comprador o liquidar el diario. Los sindicatos que agrupan a la plantilla del Chronicle han terminado aceptando un drástico plan de recorte de gastos y puestos de trabajo. El porvenir de este medio comienza a ser la crónica de una muerte anunciada; como declara un periodista del Chronicle en el semanario alemán Spiegel, «trabajamos en un ambiente cargado de miedo».

La desaparición del Chronicle, de 144 años de antigüedad, supondría dejar a la ciudad sin voz prácticamente. Esta es una tendencia que no deja de asustar en Estados Unidos: «Entre 2009 y 2010, algunos mercados con un solo periódico se convertirán en mercados sin periódico», afirma Mike Simonton, analista de la agencia de ratings Fitch.

Para Michael Stoll, redactor jefe de The Public Press, la muerte del Chronicle sería un cataclismo democrático, pues sus periodistas están bien infiltrados en los círculos de poder y tienen la capacidad para destapar los fraudes y escándalos.

Los anunciantes se van antes que los lectores
El principio por el que Stoll confía en el éxito de The Public Press es que el mercado de la publicidad impresa se está hundiendo más rápido que el mercado de lectores de medios impresos. Los ingresos publicitarios se han reducido un 25% y este descenso se acelera, pero la venta de diarios y prensa no desciende tan deprisa: en las últimas dos décadas, la cifra de ejemplares diarios vendidos ha caído de 62 millones a 42 millones, según datos de Nielsen Online, según indica Spiegel.

The Public Press por el momento existe como portal de noticias en internet. Pero el paso a la edición impresa sin publicidad no sería muy difícil en opinión de Stoll. Las fuentes de financiación serían las suscripciones anuales, la venta callejera y el apoyo desinteresado de filántropos y benefactores. «Con 50.000 lectores suscritos que paguen una suscripción anual de cien dólares, tendríamos a nuestra disposición cinco millones de dólares». Este presupuesto para mantener un periódico «fino», pues incluiría solo información local y no tocaría temas sensacionalistas ni tendría publicidad, sería suficiente, en opinión de Stoll.

 

MANIFIESTO DE LA PUBLICIDAD EN DEFENSA DE UN USO CORRECTO DEL ESPAÑOLAnteriorSigueinteNACE LA 1ª AGENCIA DE COMUNICACIÓN EN FEMENINO

Contenido patrocinado