Medios

José Bergareche abandona a los tres días la presidencia de una AEDE sumida cada vez más en la crisis

José María Bergareche ha renunciado a su cargo como presidente de la AEDE, Asociación de Editores de Diarios Españoles, apenas tres días después de asumir este puesto. El motivo, según fuentes conocedoras de la situación, se debe a un agujero de 275.000 euros que se ha encontrado en las cuentas, aunque aún no se ha dado a conocer la versión oficial.

Bergareche accedía al cargo sustituyendo a Conrado Carnal, consejero director general del Grupo Zeta. Aunque ya había sido presidente rotatorio de la asociación durante 2005, en esta ocasión asumía el cargo con carácter indefinido, una novedad impulsada para dar continuidad y relanzar la institución. Los grandes editores apostaban por un presidente ejecutivo fuerte, frente al modelo de presidente institucional y secretario general que preferían los editores pequeños y medianos.

Pese al débil estado del sector, la AEDE no ha logrado ningún plan de ayuda en los últimos años por parte del Gobierno. Fuentes internas de la asociación ya declaraban en 2009 que "o se impulsa la AEDE o se disuelve, pero así no se puede seguir", solicitando unas ayudas que a día de hoy aún no ha llegado. El Gobierno no escucha a este sector, centrando su atención en la televisión.

La debacle publicitaria vivida en los últimos tiempos ha continuado empeorando la situación de una asociación que se encuentra muy lejos de la magnífica tarea realizada por las televisiones privadas a través de Uteca, asociación dominada por Mediaset y Antena 3.

La situación se completa con los intereses contrapuestos de los editores, peleando por una posición de futuro ventajosa; la división entre los diarios de Madrid y el resto; y el reclamo de medidas legales en colisión con la política de recortes del gobierno.

Los editores solicitan no sólo ayudas públicas, sino también la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual para imponer una tasa a Google, a los agregadores y a las empresas de clipping. Estas medidas sin embargo pueden resultar insuficientes para un sector que ha reducido a la mitad los ingresos, con un mercado que se agota para la prensa impresa a pesar del crecimiento de audiencia digital.

La sensación que reside dentro del sector es clara, la prensa es un sector en reconversión y debería ser tratado como tal desde las instancias públicas. Las medidas reclamadas desde la AEDE probablemente no solucionen la crisis de producto, de público y comercial de los diarios, siendo necesarias nuevas fórmulas de rentabilización de los contenidos.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir