líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

LA AUDIENCIA VOTARÁ CADA DOS SEMANAS CUAL DE LOS NOMINADOS DEBERÁ ABANDONAR GRAN HERMANO

Redacción

Escrito por Redacción

· El equipo de selección de concursantes decidirá la próxima semana el nombre de los 12 concursantes que entrarán en la casa
· Cada dos semanas los habitantes deberán nominar en el confesionario a tres de los compañeros que desean expulsar del concurso para que la audiencia vote por teléfono
· Es obligatorio, además, que los participantes acudan al menos una vez al día al confesionario para compartir sus impresiones con su psicólogo
· Los 12 participantes aceptarán el reto de no tener contacto con sus familiares y amigos; se comprometerán a llevar consigo un micrófono en todo momento, así como no hacer pública su elección antes del estreno del programa
· Sólo podrán portar dos maletas con ropa, un objeto personal, anticonceptivos, una revista y un cartón de tabaco. Estará prohibido introducir alcohol, drogas, armas, dinero en efectivo, aparatos eléctricos, libros, papel, bolígrafo y reloj o despertador
· Los concursantes deberán hacer la compra semanal de los artículos de primera necesidad ajustándose al presupuesto, estimado en 500 pesetas por persona y día durante la primera semana de concurso
· El presupuesto semanal podrá aumentar en un mínimo de un 20 y un máximo del 50% siempre que superen con éxito cada una de las pruebas semanales
· En el caso de no superar la prueba, el presupuesto semanal colectivo se verá mermado conforme al porcentaje apostado
· Los participantes podrán abandonar la casa cuando lo deseen, no sin antes comunicarlo en el confesionario
· El candidato “reserva” que entraría a sustituir a un recién salido de forma voluntaria tendrá totalmente prohibido aportar datos del exterior y no podrá optar nunca al premio final de 20 millones de pesetas, sino a una cantidad proporcional a sus días de estancia

La segunda edición de “Gran Hermano”, que Telecinco estrenará el próximo domingo 18 de marzo, finaliza la próxima semana una de las fases más importantes de la pre-producción del programa con la selección definitiva de los 12 concursantes que voluntariamente accederán a la casa de Guadalix de la Sierra.

El concurso que ha marcado un hito en la televisión en España y el resto de países en los que se ha emitido, invita a que 12 personas vivan durante 100 días en una casa dotada de los mayores avances tecnológicos en comunicación del momento y especialmente construida al efecto y sin ningún modo de obtener información del exterior.

La audiencia decidirá cada dos semanas entre tres concursantes nominados quien debe abandonar la casa
Al igual que ocurrió en la pasada edición, cada dos semanas los concursantes deberán acudir al confesionario –una habitación aislada e insonorizada del resto de la casa- para, mirando a la cámara, proponer de forma secreta la salida ya no de dos, sino de tres de sus compañeros.

De este modo, desde el momento en el que se conozca la identidad de las tres personas nominadas para abandonar la casa entrarán en juego los telespectadores, quienes mediante un sistema de votación telefónica decidirán cual de los nominados deberá dejar el concurso.

Tras los 100 días de convivencia, sólo uno de los doce concursantes se alzará con la victoria y con los 20 millones del premio.

El confesionario, una visita diaria obligatoria
Se trata de una habitación aislada e insonorizada del resto de la casa. El confesionario es la única estancia en la que los concursantes gozarán de intimidad con respecto al resto de habitantes y su presencia es uno de los ejes sobre entorno al cual gira el formato de “Gran Hermano”.
Este es un lugar fundamental para el programa y, por lo tanto, es obligatorio que los participantes hagan uso de él al menos una vez al día bien para compartir impresiones, experiencias o preocupaciones con el psicólogo asignado a cada concursante, o bien para nominar secretamente a los tres concursantes que desean expulsar.

Normas previas obligatorias a la entrada en “Gran Hermano”
En primer lugar se han determinado unas pautas previas a la entrada en la casa, como aceptar el reto de no tener contacto con familiares o amigos durante los 100 días; comprometerse a llevar un micrófono en todo momento –excepto durante las horas de sueño o en la ducha-; confidencialidad absoluta durante todo el proceso de selección y, por supuesto, no tener antecedentes penales ni ser buscado por la justicia.

Por su parte, sus respectivos familiares serán invitados a acudir al primer programa para ser entrevistados por Mercedes Milá y podrán ser citados en posteriores ocasiones.

Los 12 seleccionados pasarán la noche previa al estreno de “Gran Hermano” en un hotel junto a una persona de su entorno elegida por ellos mismos. Las normas establecen que los participantes no podrán tener ningún contacto entre ellos hasta el mismo momento de la entrada en la casa y ellos se comprometen a no hacer pública su elección antes del estreno del programa.

En cuanto al equipaje que podrán introducir en la casa, las reglas de “Gran Hermano” dictan que sólo podrán portar un par de maletas en las que está prohibido incluir alcohol, cámaras fotográficas o de vídeo, aparatos eléctricos –maquinillas, depiladoras, secadores de pelo, ordenadores portátiles, walkman, teléfonos móviles…-, dinero en efectivo, drogas, armas, lapiceros, papel, juegos de mesa y relojes o despertadores.

En cambio, sí podrán incluir tabaco (máximo un cartón por persona), medicamentos previa consulta a “Gran Hermano”, joyas, una revista, anticonceptivos, un objeto personal y un ejemplar de cada artículo de higiene, además de la ropa.

Un presupuesto doméstico inicial de 500 pesetas al día por persona
Cuando los 12 protagonistas de “Gran Hermano” crucen el próximo domingo 18 el umbral de la puerta de entrada a la casa, en ella encontrarán víveres suficientes para pasar la primera noche y desayunar al día siguiente.
A partir de ese momento, deberán hacer uso del presupuesto doméstico semanal (unas 500 pesetas diarias por concursante) para poder comprar todo tipo de alimentos, objetos de limpieza o de lujo.
Estos fondos han sido pensados teniendo en cuenta el sueldo base medio y el IPC, así como el precio medio de los productos en los supermercados. Para que los concursantes puedan confeccionar la lista de la compra, el equipo del programa les facilitará una lista de productos con su precio medio baremado.

La compra se hará una vez a la semana utilizando la pizarrra y la tiza que facilita “Gran Hermano” en el confesionario. En él, y ante la cámara, uno de los habitantes deberá leer en voz alta el contenido de estas peticiones de compra. El programa facilitará los artículos con rapidez, pero no se aceptarán listas con posterioridad a ese momento.

Las tareas semanales permitirán aumentar el presupuesto
Cada semana “Gran Hermano” asignará por escrito la tarea que deberán efectuar todos juntos de forma obligatoria. Estas pruebas poseerán elementos de índole física y psicológica cuya finalidad es, por un lado, la distracción de los habitantes de la casa y el fomento de las relaciones en grupo.
Por otro, la posibilidad de incrementar su presupuesto en un mínimo de un 20% y un máximo de un 50%, dependiendo del porcentaje que apuesten una vez debatida y valorada la prueba entre todos ellos.

En el caso de que los hermanos no superen la prueba, el presupuesto semanal colectivo se verá mermado conforme al porcentaje apostado.

Los concursantes podrán abandonar la casa cuando quieran
Los concursantes que entren en la casa de “Gran Hermano” lo harán de manera totalmente voluntaria y podrán abandonar el concurso en cualquier momento del día, no sin antes comunicarlo en el confesionario.
En el caso de que alguno de los habitantes decida salir voluntariamente, “Gran Hermano” decidirá en última instancia en qué momento puede efectuarse la salida, con suficiente tiempo para que pueda despedirse de sus compañeros. Una vez haya cruzado la puerta de salida no habrá vuelta atrás. Cuando, tras la salida voluntaria se produzca la entrada de un nuevo concursante, éste no podrá contar nada del exterior y nunca podrá optar al premio final de 20 millones de pesetas, sino a una cantidad proporcional a sus días de estancia.

El premio final será proporcional a los días de estancia en la casa
Si alguno de los nuevos ocupantes, llegados a la casa tras una salida voluntaria, resultara ganador, la cantidad del premio inicial –estimado en 20 millones de pesetas- estará en consonancia con el número total de días de su estancia, es decir, restando de la suma total la cantidad correspondiente a los días que estuvo ausente desde el día en que entraron en la casa. Los dos ocupantes que lleguen hasta el final junto con este ganador, compartirán la suma restante, hasta el montante total del premio.

· Más información en www.granhermano.telecinco.es

· “Gran Hermano” se emitirá las 24 horas del día ininterrumpidamente en Vía Digital y en Quiero. Ambas plataformas incluirán, además, novedosos servicios interactivos para los espectadores.

 

EL TELETEXTO TAMBIÉN EXISTEAnteriorSigueinteXXIII EDICIÓN DE LOS PREMIOS ALPHA A LA EXCELENCIA EN MARKETING

Contenido patrocinado