Medios

La evolución de los medios resta importancia al contenido a favor del contexto

Es curioso y, en ocasiones, confuso como la evolución de la cultura y la convergencia en términos de medios de comunicación influye en la forma de contar historias. Esto se debe a los nuevos formatos, a la accesibilidad de las herramientas digitales, y a los nuevos canales, que permiten generar un nuevo sistema de entrega. Además, con las nuevas redes, las personas están sustituyendo rápidamente las formas tradicionales de distribución de contenidos. Un ejemplo de ello es el fenómeno YouTube, que ha multiplicado la participación del público; la gente no sólo interactúa con las historias, en realidad se ha convertido en parte de la narrativa.

Aún nadie puede hacerse una idea de la magnitud de estos cambios y su influencia en el futuro de los medios de comunicación. En la actualidad, la narrativa se encuentra entre dos ámbitos muy diferentes. Por un lado, el sistema antiguo, que impone límites entre las personas y los medios de comunicación que consumen (estudios, cadenas de televisión, editoriales, etc); y por otro lado, en un territorio web emergente, donde las líneas se difuminan entre los juegos, consolas, entretenimiento, libros, marcas, la ficción, la realidad y el público.

Lo que sí se puede imaginar son las múltiples posibilidades que golpean con fuerza nuestra puerta, y que hacen que deje de tener tanta importancia la designación como “tradicional" o "digital", por lo menos en lo que concierne a contar historias. Además, hay que tener en cuenta que la prensa ya no está tan centrada en informar, sino que también busca entretener, sobre todo para lograr su supervivencia.

Si se tiene en cuenta que ahora podemos entregar el contenido a grandes audiencias o a segmentos de audiencia, es fundamental centrarse en el contexto para lograr la interacción y la participación. Así, las marcas, como los compradores y los propietarios de medios de comunicación, tienen una oportunidad única para relacionarse con las personas.

Es imprescindible entender que el contenido de la historia no tiene que relacionarse, necesariamente, con la marca o sus productos, sino más bien comunicar lo que las marcas, productos u otros temas relacionados pueden aportar a la cultura en general y a sus clientes. Por este motivo, hay que indexar las conversaciones bajo una base de intereses comunes o afinidades, lo que permite enviar mensajes más ricos e interesantes para cada persona.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir