Medios

La experiencia del usuario será la clave del éxito de las televisiones conectadas

En el CES de este año, el mayor show de electrónica del mundo, más de la mitad de los dispositivos que se presentaron estaban conectados a internet. Casi el 60% de todos los dispositivos que no están conectados tradicionalmente, como televisiones, dispositivos para el coche, lavadoras o frigoríficos y el 90% por cierto de las televisiones.

Pero, ¿qué supone esta nueva realidad? Con más y más dispositivos conectados en nuestras casas, la experiencia del usuario cobrará una importancia notable. Y, en nuestras televisiones, la experiencia del usuario tendrá que ser más interactiva. Algo que, indudablemente, transformará los hábitos de consumo televisivo de todos nosotros.

El primer asunto de la experiencia del usuario frente a la televisión ha sido, tradicionalmente, el mando a distancia. Un aparato lleno de botones de los que, muchos de nosotros, no sabemos para qué sirven muchos de ellos. Pero no es culpa de los usuarios, sino que la experiencia ha fracasado por parte de los fabricantes. Con la llegada de las televisiones conectadas y el aumento de la oferta de contenidos gracias a internet, y teniendo en cuenta el fracaso de los mandos a distancia, no tendría ningún sentido añadirle más botones. La solución estaría en buscar una forma de controlar la televisión más natural, como un control gestual y personalizar las televisiones para cada usuario.

Hasta ahora, los fabricantes de televisiones habían prestado más atención a las mejoras del hardware, como mayores pantallas, nuevos tipos de pantalla, tecnología 3D, etc. Pero, como explicó Brian Stone, de la Universidad de Ohio, en una sesión del UX Week 2011, la llegada de internet a las televisiones requiere que se mejore la experiencia del usuario, ya que hay que interactuar con contenidos y aplicaciones con mucha más frecuencia que en las televisiones tradicionales.

Ante esta demanda, una de las soluciones más aceptadas entre los expertos es introducir interacciones gestuales a través de una interfaz que reduzca las acciones posibles a una paleta muy simple de interacciones, o que utilice el control por voz y gestual, además del reconocimiento facial como hace la nueva línea de smart TVs de Samsung.

Pero también hay quienes piensan que la clave está en personalizar la experiencia de los usuarios en sus televisiones conectadas. De esta forma, cada usuario podría interactuar con los contenidos personalizados de su televisión a través de su smartphone, su tablet, o con sistemas de control por gestos como Wii o Kinect.

Aunque los fabricantes de televisiones no sólo tendrán que buscar mejores métodos para controlar y navegar por los dispositivos. Las aplicaciones son una parte cada vez más importante de internet, y también lo serán en las televisiones. Y los desarrolladores de aplicaciones para Facebook o Twitter, por ejemplo, tendrán que ser capaces de lidiar con la distancia que separa al espectador de su televisor, sin romper la experiencia tan íntima de los usuarios con sus redes sociales.

Te recomendamos

FOA Madrid 2020

Hootsuite

Outbrain

Adecco

Compartir