líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La Generación Y no es tan digital como la pintan y no le hace ascos a los medios tradicionales

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Generación YNo leen. No ven la televisión. Están siempre conectados. Este es el retrato robot que se hace habitualmente de los millennials. Sin embargo, y aunque indudablemente digitales, lo cierto es que los miembros de la Generación Y no están ni mucho peleados con los medios tradicionales, a los que siguen teniendo bastante apego. Así lo concluye al menos un reciente estudio llevado a cabo en Alemania por la consultora Campus Media, la Universidad DHBW y la empresa de comercialización de espacios publicitarios IP Deutschland.

Según el informe, el 87,2% de los millennials ve la televisión al menos una vez a la semana, el 86% ve vídeos, el 84,7% escucha la radio y el 66,5% lee libros. Y no le hacen tampoco ascos a los periódicos. El 61,5% lee diarios en formato digital y el 51% prefiero hacerlo en papel.

Algo menos tirón tienen entre los miembros de la Generación Y las revistas. Casi el 30% de los “millennials” admite no leer ninguna revista. El 73% no compra ninguna revista de información general y más del 60% no tiene ninguna revista favorita. A ojos de los “millennials, una revista no debería costar más de 4 euros para tener un precio aceptable.

Cuando ven contenidos televisivos, el 86% de los miembros de la Generación Y lo hace en un televisor convencional, mientras que el 60,8% y el 26,6% prefieren hacerlo en el portátil y en el smartphone respectivamente.

Si nos detenemos en el uso que hacen los más jóvenes de los teléfonos inteligentes, podemos concluir que unos y otros son amigos inseperables. No en vano, los millennials utilizan su smartphone una media de 140 veces al día, sobre todo para utilizar WhatsApp y otros servicios de mensajería (51%), para conectarse a las redes sociales (18%) y para llamar por teléfono (10%).

 

El PP ha cambiado su logo, y así ha reaccionado internetAnteriorSigueinteA los diarios griegos se les están agotando las reservas de papel

Contenido patrocinado